Con un proyecto presentado en la Cámara de Diputados y una concentración en las puertas de los fueros penales, familiares de Marcela Mendoza, acompañados por el movimiento de mujeres, exigieron su inmediata libertad luego de que el fallo que la condenó a perpetua por defenderse de su agresor fuera desestimado por Casación Penal.

A mediados de abril, la Sala N° 1 de Casación reconoció los groseros errores que cometieron los jueces Ernesto Domenech, Andrés Vitali y Santiago Paolini y la fiscal Silvina Langone, quienes no contaron con pruebas suficientes para la condena y, además, no tuvieron en cuenta las denuncias por violencia de género que le había realizado la mujer a Eduardo Gómez, su expareja, quien falleció cuando intentó prenderla fuego en el interior de un auto.

Leer también: Anulan el juicio que condenó a Marcela Mendoza y ahora pelea por su libertad

En este marco, Casación dio el visto bueno al recurso presentado por la defensa y decidió anular “el veredicto y la sentencia dictada en esta causa por el Tribunal en lo Criminal N° 3 de La Plata; y reenviar a la instancia de origen para que jueces hábiles reediten los actos necesarios para la celebración de un nuevo juicio”.

Mientras uno de los jueces del tribunal de alzada consideró que ante este juicio sin pruebas Marcela debería ser absuelta, dos de los magistrados en mayoría decidieron que deberá constituirse otro tribunal para llevar adelante un nuevo juicio. Mientras tanto, a Marcela, que ya lleva casi cuatro años detenida, no se le otorgó la libertad. En este marco, sus hijos e hijas exigen que se le otorgue la excarcelación. Caído el primer juicio, la mujer está detenida sin sentencia.

Aleman: “Estamos esperando que le den la libertad de una vez por todas. Ya lleva cuatro años detenida por algo de lo que se la responsabilizó sin haber pruebas”.

“Estamos esperando que le den la libertad de una vez por todas. Ya lleva cuatro años detenida por algo de lo que se la responsabilizó sin haber pruebas”, sostuvo Marylin Aleman, una de las hijas de Marcela. “No debería haber un nuevo juicio. Exigimos que la liberen y se declare su inocencia como ya se pudo demostrar en Casación”, agregó.

En este contexto, la defensa va a recurrir a la Suprema Corte de Justicia para exigir que Marcela no sea sometida a un nuevo juicio. “Implica una revictimización el tener que someterse a un nuevo proceso penal siendo que los propios jueces de Casación reconocieron que no hay pruebas”, sostuvo el abogado Adrián Rodríguez.

“Si vamos a juicio y la absuelven a Marcela, todo queda en la nada, en el sentido que aquí también se disputa una batalla por los derechos de la mujer a nivel judicial”, destacó el abogado. “Nosotros tenemos la necesidad ciudadana y jurídica de que se imponga una doctrina que haga lugar a escuchar y a creer en los derechos de la mujer. Esta sentencia, declarada nula, se basa en un estereotipo de que el hombre es bueno, mientras que ella miente”, agregó.

Rodríguez: «Implica una revictimización el tener que someterse a un nuevo proceso penal siendo que los propios jueces de Casación reconocieron que no hay pruebas”.

“Vamos a ir a la Suprema Corte de Justicia. Seguramente el Área de Género de Periodismo nos va a acompañar. Estamos haciendo un camino y tenemos que consolidar ese avance. Los jueces no pueden decir ‘esto es un desastre, esto no está acreditado’ y someter nuevamente a una persona a juicio”, explicó Rodríguez.

Desde la defensa consideran que a Mendoza le corresponde una reparación de la Justicia por las irregularidades del juicio que la condenó. “Marcela hoy técnicamente hace cuatro años que está privada de su libertad sin sentencia, esto la convierte en una presa política del sistema y de la corrupción judicial”, sostuvo el abogado.

Antes de la decisión de este tribunal, la defensa de Mendoza presentó un habeas corpus ante el delicado estado de salud en que se encuentra la mujer, que padece celiaquía y en un contexto de encierro con un sistema carcelario desbordado tanto en alimentación como a nivel sanitario su salud presenta un gran deterioro. Este recurso recayó en el TOC N° 3, justamente el que la condenó.

Tras anular el juicio, Casación ordenó al TOC N° 3 que se inhiba y el habeas corpus recayó en el TOC N° 4 integrado por los jueces Juan Carlos Bruni y Emir Alfredo Caputo Tártara, que aún no han leído la causa a pesar del delicado estado de salud de Marcela y la urgencia del recurso presentado, que se debe responder en 48 horas.

Mientras estos recursos avanzan a nivel judicial, con el impulso del bloque de diputados de Unidad Ciudadana-Frente para la Victoria se presentará una resolución de preocupación por Marcela en la Cámara Baja bonarense, a la que ya manifestaron su adhesión Florencia Saintout, Lucia Portos y Miguel Funes.