Por Pablo Pellegrino

“Vos siempre tenés un juego para hacer con las reservas, pero ya pasaron el límite. Ese juego se lo jugó Sturzenegger el año pasado; después Caputo se rifó la plata del Fondo, ¿y ahora lo quieren volver a hacer? Esto es imposible de sostener y por eso nos vemos obligados a presentar la denuncia”, dijo a Contexto el exsecretario de Comercio y actual precandidato a presidente, Guillermo Moreno, que presentará, junto al empresario Pablo Challú, una denuncia penal contra el directorio del Banco Central de la República Argentina (BCRA) y el Comité de Política Monetaria (COPOM) de ese organismo luego de las modificaciones al régimen monetario-cambiario que anunciaron a través de un comunicado.

Luego de la turbulenta semana que pasó en la que la divisa norteamericana volvió a subir fuerte, la autoridad monetaria anunció el lunes una serie de medidas que incluyen la posibilidad de volver a intervenir en el mercado cambiario, aun cuando la cotización se ubique debajo del “techo” de la banda de flotación, “cuyo monto y frecuencia dependerán de la dinámica del mercado”. En caso de superar los 51,44 pesos, el Central aumentará de 150 a 250 millones de dólares el monto de ventas diarias, pudiendo incluso realizar ventas adicionales.

“Estas modificaciones violentan la ley, porque de ninguna manera el Banco Central puede generar una política donde dilapide sus activos”

Este esquema echa por tierra la política de “bandas cambiarias” que estipulaba una “zona de no intervención” y es el que se utilizó durante las presidencias de Federico Sturzenegger y Luis Caputo cuando intentaron, sin éxito, controlar el frenético aumento del dólar a mediados del año pasado y que sólo sirvió para alimentar la fuga récord de esos meses.

“Estas modificaciones violentan la ley porque de ninguna manera el Banco Central puede generar una política donde dilapide sus activos”, explicó Moreno, luego de anunciar la denuncia que presentará esta semana, y agregó que el directorio del BCRA y el COPOM realizaron una “administración fraudulenta que atenta contra el Estado argentino”.

“Pero aparte de esa administración fraudulenta hay otra tipología que es ‘traición a la patria’, porque está dejando la economía argentina en un grado de indefensión pocas veces visto”, afirmó.

El exsecretario de Comercio consideró también que las modificaciones anunciadas el lunes muestran “un fracaso en todos los frentes, incluido el de política monetaria”, pero advirtió que, en este caso, “dilapidar los activos del BCRA es materia penal”.

“Deja en indefensión a mi patria frente a los mercados internacionales e incluso la posibilidad de comprar mercadería al contado, que es la última opción que tiene un país. ¿Voy a dejar a mi país sin penicilina porque nos dejaron sin dólares? Esto no es un tema menor”, enfatizó.

“Deja en indefensión a mi Patria frente a los mercados internacionales e incluso la posibilidad de comprar mercadería al contado, que es la última opción que tiene un país»

Según Moreno, además de un delito, la nueva política del Central “es una tontería”, ya que “si ves las reservas que tiene, 38.000 millones de dólares son deuda al Fondo Monetario Internacional; 12.000 millones son encajes de los propios particulares que depositaron dólares al sistema financiero; por lo menos 8.000 millones tenés que tener en caja para las importaciones; y casi 20.000 millones son del swap con los chinos”.

Por otro lado, consultado sobre el escenario económico de los próximos meses, sostuvo que “eso para mí es largo plazo, nosotros estamos yendo día a día porque esto está atado con alambre y lo mejor que tendría que hacer Macri es irse, porque mientras esté cada día es peor que ayer”, y concluyó: “Las elecciones provinciales muestran lo que va a pasar en el país: esto ya está terminado como experimento económico, y ahora está terminado como potencia política, la potencialidad política de Cambiemos está terminada”.