El mandatario argentino, Mauricio Macri, anunció su intención de evitar que en octubre se vote a los diputados del Parlamento del Mercosur (Parlasur). Esta postura, que atenta contra la democracia, se suma a la avanzada que el líder de la alianza Cambiemos ha desarrollado contra todos los espacios de integración regional en pos de alinearse con los intereses de Estados Unidos.

Macri impulsó la suspensión de Venezuela en el Mercado Común del Sur (Mercosur) y puso trabas al ingreso de Bolivia a ese organismo, anunció el abandono de Argentina de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y suspendió, en los hechos, la participación en la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac). En su afán desintegrador, el líder de Cambiemos ahora arremete contra el Parlasur.

Contexto dialogó con Oscar Laborde, diputado argentino del Parlasur, quien remarcó que “desde el primer día de su mandato Macri intenta destruir todos los espacios de integración que se habían consolidado en los últimos años. Espacios que eran virtuosos. Todo ello, en pos de alinearse con Estados Unidos, en un tipo de relación que no es para nada conveniente para Argentina”.

“En su momento, Macri comenzó con la separación de Venezuela del Mercosur. Puso impedimentos para que ingrese Bolivia. Algo que para Argentina fue muy inconveniente desde el punto de vista comercial porque tanto con Venezuela como con Bolivia la balanza comercial era favorable”, señaló.

«desde el primer día de su mandato Macri intenta destruir todos los espacios de integración que se habían consolidado en los últimos años»

El parlamentario recordó que “cuando Macri tuvo la Presidencia Pro Tempore (PPT) de la Unasur, no convocó a una sola reunión y después tuvo el descaro de decir que se iba de ese organismo porque estaba inactivo”.

“Con la decisión de irse de la Unasur pasa lo mismo que con su actual postura respecto del Parlasur. Como presidente de la nación puede querer tomar esa decisión, pero debe enviar un proyecto de ley al Congreso para que el Legislativo apruebe o no esa medida. Los tratados internacionales deben ser aprobados por el Congreso”, aseguró.

«quieren que la imagen de Macri en la boleta vaya lo más cerca posible de la imagen de la gobernadora Vidal, pero en medio quedaría la lista de los parlamentarios y tienen pánico al corte de boleta»

Laborde explicó que “la elección de los parlamentarios del Mercosur mediante el voto directo fue aprobada por una ley. Si Macri quiere cambiarla debe enviar otra ley que modifique a la anterior y conseguir una aprobación. Las modificaciones electorales, por sus características particulares, necesitan mayorías especiales. Necesitaría 130 votos para aprobar una nueva ley que impida la elección de parlamentarios del Mercosur, y no tiene esa cantidad”.

“En este caso, Macri no puede utilizar un Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) para modificar esta ley porque los temas tributarios, penales y electorales no se pueden modificar por decreto. Es posible que intente hacerlo igual por esta vía, lo cual sería muy grave, porque estaría violando la legalidad, pero no sería la primera vez que Macri violenta la institucionalidad o intenta violar la Constitución”, afirmó.

Laborde señaló que “esta arremetida contra el Parlasur está cargada de mentiras. Macri, intentó imponer la idea de que se gasta mucho dinero en la elección de parlamentarios y la realidad es que no es así, porque se hace el mismo día que la elección de presidente y legisladores nacionales y va en la misma boleta”.

“Esta postura de Macri tiene dos aspectos de fondo. Por un lado, su afán de destruir los espacios de integración. Por otro, la recomendación que le hicieron sus asesores: quieren que la imagen de Macri en la boleta vaya lo más cerca posible de la imagen de la gobernadora Vidal, pero en medio quedaría la lista de los parlamentarios y tienen pánico al corte de boleta”, concluyó el parlamentario.