Por Pablo Pellegrino

La gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, anunció el miércoles una serie de medidas de “alivio” para los bonaerenses que tendrán una duración similar a las ya anunciadas por Mauricio Macri la semana pasada y que tienen como horizonte las elecciones de octubre.

El pésimo desempeño de una economía que no repunta, el deterioro de los salarios y la inflación que no da tregua empujaron a los gobiernos nacional y provincial a tomar medidas de emergencia que, según advirtieron a Contexto desde algunos de los sectores apuntados por la Administración provincial, como las pymes y los hipotecados UVA, tienen sabor a poco.

«Son respuestas concretas a una situación difícil, para llevar alivio y tranquilidad al bolsillo de los bonaerenses. No son discurso, no son relato, son respuestas concretas que tienen que ver con no mirar para otro lado», dijo Vidal durante la presentación de las medidas en la que estuvo acompañada por su ministro de Economía, Hernán Lacunza, el titular del Banco Provincia, Juan Curuchet, el ministro de Producción, Javier Tizado, y el ministro de Trabajo, Marcelo Villegas.

Las medidas anunciadas por la gobernadora comprenden el restablecimiento del programa de descuentos del 50% con tarjetas del Banco Provincia para supermercados, con tope de reintegro de 2.000 pesos; el congelamiento de la tarifa eléctrica para los usuarios de las distribuidoras que operan en provincia, un tope de afectación salarial del 30% para las cuotas de los créditos hipotecarios UVA del Bapro; línea de créditos blandos para pymes enfocada en textiles y calzado; moratorias y planes de pago para deudas por aportes laborales; y un proyecto de ley que enviarán a la Legislatura para impulsar la venta de productos pyme en supermercados.

Pero poco después de hecho el anuncio, el “alivio” se desvaneció. Según el Centro de Estudios para la Promoción de la Igualdad y la Solidaridad (Cepis), el congelamiento de la tarifa eléctrica no será tal, sino que sólo congela los aumentos previstos para mayo y agosto, de 4% cada uno.

Cepis: el congelamiento de la tarifa eléctrica no será tal, sino que sólo congela los aumentos previstos para mayo y agosto, de 4% cada uno.

Por otro lado, desde el Cepis señalaron que “no suspende la aplicación del cargo ‘ICT’ que desde febrero nos aparece a los usuarios en la factura (la compensación que todos los usuarios le pagamos mensualmente a las eléctricas)”, y añadieron que tampoco se suspende el aumento del 30% que ya fue aplicado en el mes de febrero.

Una situación similar señalaron distintas asociaciones de consumidores con respecto al congelamiento tarifario anunciado a nivel nacional: no se congelan los tarifazos aplicados hasta ahora, sino que sólo se suspenden los programados para los próximos meses. En el caso de la electricidad, por ejemplo, tampoco hay certezas de que se cumpla, ya que la distribución depende de las provincias. Por el lado del gas, las subas programadas para mayo y junio seguirán su curso, y sólo se suspende la de octubre; pero, además, en el caso del gas, la baja en las tarifas sólo será una prórroga, porque el descuento se pagará en los meses de verano, cuando hay menos consumo. 

“Son mejoras que tienden a apaciguar un poquito el momento crítico para llegar a las elecciones, medidas que tienen fecha de vencimiento y simplemente son para navegar hasta fin de año, pero no hay ninguna medida que aborde la situación de crisis que atraviesa el sector”, dijo a Contexto Julián Moreno, presidente de la seccional bonaerense de la Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios (APYME), sobre las políticas anunciadas para el sector productivo.

Moreno: «Son mejoras que tienden a apaciguar un poquito el momento crítico para llegar a las elecciones, medidas que tienen fecha de vencimiento». 

“Ayudan, para los que estamos trastabillando es un aliciente, pero no te resuelve la situación”, sostuvo el dirigente pyme, para quien el gobierno “está en medio de una puja entre el electorado y el mercado que le muestra las garras, como sucedió hoy con el dólar y el riesgo país”.

Con respecto al beneficio anunciado para los tomadores de créditos UVA, el senador bonaerense Federico Susbielles cuestionó que “el Ejecutivo tomó algunas de las propuestas que impulsamos en nuestro proyecto, pero eligió un camino superficial y electoralista para tratar de salir del paso”. En declaraciones al portal Diputados Bonaerenses, el legislador señaló también que “hablamos de créditos de 30 años de plazo y el Gobierno anuncia una medida que apunta solamente a los próximos 8 meses. No podemos pensar que se trata de una solución”.

En ese sentido, cabe destacar que la propuesta del gobierno de Vidal apunta a poner un tope de afectación salarial del 30% en cada cuota de los créditos hasta diciembre de este año, donde el excedente de ese porcentaje correrá por cuenta del Banco Provincia.

Perla Airez, integrante del Colectivo de Hipotecados Uva Autoconvocados de La Plata, dijo a Contexto que en principio destacan “el reconocimiento del problema, que hasta ahora no había ocurrido”, aunque remarcó que desde el colectivo esperan que sea “el inicio de un camino en el que nosotros pedimos que por favor tenga un piso de protección desde la legislatura a nivel provincial y nacional”.

En esa línea, enfatizó que, a pesar de lo anunciado por el Ejecutivo provincial el miércoles, la Legislatura deberá continuar con la discusión del proyecto de emergencia para los créditos UVA que fue impulsado el año pasado por Susbielles, pero finalmente se frenó por órdenes de Vidal.

Airez: “Este es un alivio hasta diciembre y después de diciembre no sabemos qué va a pasar, tenemos créditos que en promedio son a veinte años”.

“Este es un alivio hasta diciembre y después de diciembre no sabemos qué va a pasar, tenemos créditos que en promedio son a veinte años”, dijo Airez, y añadió que “como colectivo vamos a seguir luchando para que quienes ejercen la tarea legislativa recojan el guante y sigamos adelante con la ley”.

En la tarde del miércoles, desde el Colectivo de Hipotecados UVA de la provincia de Buenos Aires emitieron un comunicado en el que manifestaron que “la medida que se presentó esta mañana resulta paliativa y cortoplacista, dejándonos aún más a la deriva a partir del 31 de diciembre de 2019, fecha de caducidad de la misma”, y la definieron como insuficiente, porque el capital adeudado sigue indexado “al ritmo de la inflación sin tope alguno”, y además “excluye a los bonaerenses con créditos otorgados por bancos privados”.

También cuestionaron que “el tope de 30% de afectación salarial desconoce a las familias que tomaron su crédito por debajo de ese porcentaje y que igualmente han visto incrementado considerablemente el monto de la cuota”.