La causa iniciada contra el intendente Mario Secco por denunciar la represión durante el tratamiento legislativo de la reforma jubilatoria ahora derivará en un juicio oral al intendente de Ensenada impulsado por el juez de Garantías Guillermo Atencio.

Por “resistencia a la autoridad, interrupción de la sesión parlamentaria y coacción agravada en concurso real”, el jefe comunal enfrenta ahora un proceso por ingresar al recinto de Diputados y hacer visible la represión vivida en las calles de La Plata hacia las manifestaciones de repudio a la reforma de la caja del Banco Provincia.

Durante aquella jornada de diciembre, decenas de sindicatos, militantes y agrupaciones estudiantiles se convocaron a manifestarse en rechazo de la reforma que afectaría de manera crucial las disposiciones jubilatorias de bancarios provinciales. En tanto, el jefe comunal ensenadense ingresó al recinto para denunciar el operativo policial de represión que se llevó a cabo puertas afuera de la Legislatura, mientras transcurría la maratónica sesión.

“Fuimos para el centro de la Plaza San Martín donde llovían gases lacrimógenos cuando la gente incluso ya se había dispersado por completo. Invitado por los propios legisladores que se habían acercado a la calle a ver qué pasaba mientras la sesión estaba en cuarto intermedio, el intendente Secco pasó al Palacio a mostrar los cartuchos de gases y perdigones con que nos habían agredido a varios de los que estábamos ahí”, dijo a Contexto el concejal y presidente del Concejo Deliberante ensenadense, Luis Blasetti, quien se encontraba junto a Secco esa misma tarde en las inmediaciones de Plaza San Martín.

Blasetti: “Se trata de un caso de clara persecución política a nuestro intendente. Es muy llamativo que a dos meses de presentar listas de las elecciones PASO salgan a reflotar este tema».

“Se trata de un caso de clara persecución política a nuestro intendente. Es muy llamativo que a dos meses de presentar listas de las elecciones PASO salgan a reflotar este tema. Hoy le hacen esto al intendente en una causa por defender a los trabajadores. Lo único que hizo el intendente fue mostrar con qué estaban reprimiendo en la calle. Es una barbaridad”, agregó Blasetti.

Por esta irrupción en la Cámara de Diputados, el intendente enfrenta cargos por “resistencia a la autoridad”, “interrupción de la sesión parlamentaria” y “coacción agravada en concurso real”, por los que podría llegar a tener penas de hasta diez años de prisión.

Tiempo después del hecho, el alcalde de Ensenada presentó un escrito ante la Justicia arguyendo su inocencia y expresando su versión de los hechos. Tras infructuosos pedidos de nulidad y sobreseimiento, la fiscal Ana Medina dio curso a la investigación y ahora Secco debe enfrentar un juicio oral.

Tras conocerse la denuncia, Secco recibió el apoyo de decenas de intendentes y legisladores, que se acercaron a la Municipalidad de Ensenada a acompañarlo en una conferencia de prensa a fines de diciembre de 2017.