A dos años de la muerte de Leandro Rodríguez y Camila Herrera por un choque, familiares y amigos de la pareja de adolescentes reclamaron justicia porque el caso todavía permanece impune. Allegados de Rodríguez (23 años) y Herrera (19 años) realizaron una pintada en recuerdo de ambos sobre diagonal 50 entre 12 y 15, el mismo lugar de Villa Elisa donde hace dos años fueron embestidos por un Volkswagen Fox, cuyo chofer sigue libre.

El hecho en cuestión tuvo lugar durante la madrugada del 23 de abril de 2017, cuando Rodríguez y Herrera volvían en moto de una cena familiar y fueron embestidos por un automóvil blanco que venía a contramano a gran velocidad. Según las pericias, el chofer era un joven de veinticinco años, hijo de un excomisario de policía, que estaba alcoholizado y que, según informó la familia de las víctimas, luego se negó a hacerse el test de alcoholemia.

Desde entonces la causa sigue abierta y el acusado libre. “Hicimos un escrache para que los medios supieran que el asesino seguía libre como si nada. En cambio, nos hicieron una causa a nosotros por una pintada en la fachada de la casa y ahora podría mi marido ir preso por ese escrache. Tenemos causa y restricción, pretenden ser resarcidos económicamente. El choque fue a 200 metros de esa casa. Ni siquiera puedo ir a dejarle una vela al altar que se hizo ahí en su recuerdo”, dijo a Contexto Milena Rodríguez, tía y madrina de Leandro Rodríguez.

Según informó, desde ese momento los familiares han sido víctimas de amenazas y extorsiones por parte de allegados del acusado. “Es clara la influencia y el poder que tienen, porque en dos años no avanzó nada la denuncia sobre el accidente y hay un expediente sobre el escrache. El hijo asesinó a dos chicos y encima nosotros tenemos que pagarles. Es una vergüenza”, agregó Rodríguez.

Tras el accidente, Camila Herrera fue trasladada al Hospital Gonnet, donde falleció horas después, mientras que Rodríguez murió al instante. A las 17 de ayer realizaron una pintada de dos estrellas con sus nombres en el lugar de los hechos y renovaron el pedido de justicia.