Tras la masiva movilización que incluyó seis cortes en simultáneo, realizada por movimientos sociales la semana pasada en reclamo de medidas para paliar la crisis, este lunes organizaciones sociales vinculadas a la CTA Autónoma Regional marcharon desde 131 y 32, el límite del casco urbano, hasta la Municipalidad de La Plata exigiendo que se cubran “las necesidades básicas que sufren los vecinos olvidados de los barrios de la periferia de la ciudad”.

De la jornada participaron la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), el Movimiento de Acción Popular (MAP), el Foro por los Derechos de la Niñez y organizaciones barriales con presencia en Altos de San Lorenzo, Melchor Romero, Arturo Seguí, San Carlos, Los Hornos, entre otras localidades platenses, que desembarcaron con ollas populares en la Municipalidad.

Mientras la crisis golpea cada vez más fuerte en La Plata, con elevados índices de pobreza que alcanzan al 30,9% de los platenses y una indigencia superior al 7%, las organizaciones exigieron al Ejecutivo local comandado por el intendente Julio Garro que dé respuestas concretas para paliar esta situación.

“Hay una situación de extrema pobreza e indigencia. Los barrios están completamente olvidados y vulnerados en cuanto a falta de luz, de educación, de servicios básicos»

“Hay una situación de extrema pobreza e indigencia. Los barrios están completamente olvidados y vulnerados en cuando a falta de luz, de educación, de servicios básicos como el agua, a falta de trabajo; falta todo. Ya no se puede vivir de esta manera”, explicó a Contexto Maximiliano González, del MAP.

Con este complejo escenario, las organizaciones se movilizaron “ante la indiferencia del intendente Garro de la situación que se atraviesa”, exigiendo trabajo, alimentos para los comedores, adecuación e insumos para las unidades sanitarias, así como mejoras en la infraestructura de los barrios: “alumbrado, pavimentación, recolección de residuos, acceso al agua potable, transporte público, acceso a la tierra y por un hábitat digno”, sostuvieron en un comunicado de prensa.

Las organizaciones señalan que desde el Ejecutivo local hay “un olvido” de las localidades, donde la realidad se completa entre la falta de obras y una crisis que golpea cada vez más fuerte. “Garro se tiene que subir a un auto y recorrer la periferia para ver que no es mentira lo que estamos planteando, que no es mentira el hambre y la necesidad”, dijo González, quien consideró que la primera medida tiene que ser ”empleo real y genuino”.

La situación se agudiza en la región si se tiene en cuenta que las medidas llevadas a cabo por el Ejecutivo no muestran resultados concretos con respecto a la desocupación. Según los últimos datos del INDEC, en la región sólo bajó 0,2% respecto del año anterior, pero son cada vez más las personas que necesitan dos trabajos para llegar a fin de mes: los trabajadores ocupados que buscan otro empleo pasaron del 13,4 al 15,8% en un año.

“Al Estado le está faltando contención. Se aísla de esa situación y nos deja a cargo a las organizaciones sociales, que ni siquiera tenemos recursos para dar una respuesta».

“Al Estado le está faltando contención. Se aísla de esa situación y nos deja a cargo a las organizaciones sociales, que ni siquiera tenemos recursos para dar una respuesta. Entendemos que es el Estado el que tiene que brindar soluciones a esta situación”, analizó González. “El Estado responde con empleo barato, con cooperativas que cobran 5 mil pesos, y para que una familia hoy no esté por debajo de la línea de pobreza tiene que estar cobrando 27 mil pesos”, agregó.

El jueves los movimientos sociales serán recibidos

La semana pasada, los movimientos sociales vinculados a las cooperativas que prestan servicio para el municipio exigieron un incremento de los salarios, que con la última suba anunciada con bombos y platillos por el Ejecutivo local sólo están cobrando un promedio de 6 mil pesos. Al mismo tiempo, pidieron la ampliación de cupos y que se garantice la posibilidad de trabajo a los trabajadores de la economía popular, como manteros y cartoneros, que están siendo hostigados por la policía y Control Urbano.

Tras los seis cortes y la movilización, las organizaciones consiguieron una reunión para el jueves en la que espera que, en sintonía con el gobierno nacional, Garro presente algunas medidas para paliar la crisis. La cita será a las 15 hs con Oscar Negrelli, coordinador general de la Jefatura de Gabinete de la Municipalidad, con quien esperan poder discutir “la situación de extrema pobreza en la ciudad de La Plata”.

“La situación es insostenible. Las organizaciones sociales no tenemos la posibilidad de sostener la gran demanda de trabajo, de alimentos, de salud, que tenemos en nuestros barrios, entonces estamos pidiendo que dejen de dar vueltas y avancen en una política real que genere trabajo en la región”, explicó a Contexto Edgardo Jalil, de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP).