Suteba aceptó ayer la propuesta salarial, luego de que el gobierno haya cedido a los cuatros puntos que había puesto como condición el gremio, incluido el no descuento por adherir a paros. Así lo comunicó Roberto Baradel, titular del gremio.

Tras eso, durante la tarde, María Eugenia Vidal dio una conferencia de prensa en la que defendió con tono de campaña su gestión educativa y celebró el “diálogo” y el “compromiso” de sus funcionarios, a pesar de no haber cerrado la negociación en todo 2018 y del crítico estado edilicio de las escuelas.

Primero, Suteba publicó un texto donde confirmaba su aceptación. Allí pidieron que no volviera a haber irregularidades en la liquidación de los haberes –como pasó con seiscientos docentes de La Plata la semana pasada–, tampoco medidas antisindicales, y que se eliminasen los descuentos por días de paro. “El incumplimiento de uno solo de los puntos deja sin efecto el consentimiento dado”, señalaron.

Ni bien se conoció esta respuesta, Vidal se comunicó por las redes sociales con los docentes en clave electoral para jactarse del acuerdo y luego dio una conferencia de prensa acompañada por los ministros Marcelo Villegas (Trabajo) y Gabriel Sánchez Zinny (Educación).

Mientras Cambiemos pierde cada vez más credibilidad por la crisis económica, Vidal afirmó: “El diálogo es el camino, no la confrontación. Sé el esfuerzo que hacen”. “Si sienten que cometimos errores, les pedimos perdón. Somos un equipo con buena fe pero eso no nos vuelve infalibles”, se atajó.

Vidal pidió recuperar los días de paro, que este año fueron tres, aunque Baradel negó en la conferencia de prensa que dio por la tarde en la sede porteña de Suteba aceptar prolongar el calendario escolar.

La negociación comprende un aumento del 15,6% en concepto de la pérdida adquisitiva del salario durante 2018 –a pagarse un 5% en marzo y un 10,6% en julio–. Y para este año una revisión trimestral y con cláusula gatillo, en función de la inflación oficial que mide el INDEC.

En medio del ajuste que aplica Cambiemos para cumplir el déficit cero que exige el FMI, Vidal apuntó que el acuerdo implica el “esfuerzo” de su gestión pero “sobre todo de todos los bonaerenses”. “Porque para poder cumplir con este propuesta le he pedido una meta de ahorro a cada uno de los ministerios que conforman mi gobierno, excepto a las áreas sociales, de salud, educación y desarrollo social. El resto de las áreas tiene que comprometerse con un ahorro que permita pagar esta propuesta salarial a lo largo de todo el año”, explicó. No dio mayores precisiones sobre los sectores y alcances de ese “ahorro”.

La negociación había comenzado a fines de 2017. Durante 2018 hubo casi veintinueve paros contra la decisión de Vidal de cerrar subas salariales que perdían frente a la inflación. Este año, primero ofreció un aumento acorde a las expectativas de los gremios, y luego aflojó también en relación con el pago de lo perdido en 2018.

“Hay que reconocer la lucha del FUDB, en unidad durante más de un año. Si el gobierno nos invitaba al diálogo en 2018, este conflicto se evitaba”, dijo Baradel durante la conferencia. Los demás gremios del FUDB, Sadop, Amet y la FEB, habían aceptado la oferta, mientras que Udocba la rechazó.

Provincia también concedió ante los condicionamientos que presentó Suteba el retiro de los sumarios a los docentes, la conformación de una comisión para políticas socioeducativas, que se homologuen los doce puntos del Acuerdo Paritario Nacional para tener escuelas seguras y el no descuento por adherir a los paros.