Nuevos trabajadores de la comunicación fueron despedidos y se suman a los más de 3.500 periodistas que perdieron su trabajo desde la asunción del gobierno de Mauricio Macri. Se trata de 56 personas que desempeñaban sus tareas en AGEA, la empresa editora del diario Clarín y las publicaciones Olé, Ñ, Viva, ELLE, Genios, PyMes, y de los servicios como 365 y ArgenProp. La Comisión Interna de delegados de SIPREBA convocó a una asamblea extraordinaria en la puerta del edificio al mediodía.

El mes pasado, el presidente Macri citó un informe de la Sociedad Interamericana de Prensa (cómplice de dictaduras latinoamericanas e integrada por partícipes del genocidio, como Agustín Edwards o Diana Julio Massot) y aseguró que Argentina «tiene la más amplia libertad de prensa de su historia».

“el brutal ajuste dirigido sólo al sector periodístico llegó sin mediar aviso para los compañeros ni establecer ningún tipo de diálogo al respecto con los representantes gremiales»

Sin embargo, a la destrucción del sistema de medios públicos (Televisión Pública, Radio Nacional y la Agencia de Noticias Télam) se sumó el complejo escenario que también afectó y afecta al sector privado.

El periodista Ari Lijalad afirmó que la editorial del Grupo Clarín facturó durante el año pasado 11.171 millones de pesos y obtuvo de ellos 572 millones de pesos de ganancias; mientras que Cablevisión Holding facturó 168.046 millones de pesos, con una utilidad neta de 1.874 millones. Asimismo, durante los dos primeros años de gestión, el gobierno de Cambiemos le asignó al Grupo Clarín $1.453.109.943 de pauta oficial, lo que implica un 19,18% sobre del total.

Desde la Comisión Interna de Trabajadores de Clarín/AGEA afirmaron que “el brutal ajuste dirigido sólo al sector periodístico llegó sin mediar aviso para los compañeros ni establecer ningún tipo de diálogo al respecto con los representantes gremiales y frente a un fuerte operativo de seguridad en el edificio de la calle Tacuarí”.

En esa línea, agregaron que desde la madrugada los accesos al edificio del medio se encuentran vallados y que “cada compañero que llega debe anunciarse con nombre y apellido. Los despedidos se enteran en la puerta y no pueden ingresar”.

La semana pasada, los representantes gremiales difundieron un comunicado en el que denunciaron que desde 2016 el personal de AGEA se redujo al menos en 450 puestos de trabajo.

los representantes gremiales difundieron un comunicado en el que denunciaron que desde 2016 el personal de AGEA se redujo al menos en 450 puestos de TRABAJO.

“La mayoría de estas salidas se produjo a partir de una cíclica política de retiros denominados ‘voluntarios’ que aún se mantiene”, afirmaron en el escrito, y agregaron: “En su trasfondo cada partida es provocada tanto por la desidia y el mal clima que nos rodea, como por la impotencia ante el rol de algunos jefes que en lugar de defender sus sectores, los abandonan o les insisten para que se retiren”.

Respecto de este punto, Fernando “Tato” Dondero, delegado de SIPREBA, sostuvo en Radio Gráfica que “Clarín es una empresa que abre constantemente los retiros voluntarios y, evidentemente, el último le fracasó. Por más que la empresa ofrezca cifras elevadísimas, por encima de la indemnización de ley, no interesa. No interesa porque se necesita trabajar”. Asimismo, destacó que las personas echadas son 46 de Clarín y 10 de Olé.

“Los trabajadores votamos por unanimidad el estado de asamblea permanente y un cese de tareas hasta la medianoche de hoy en rechazo a los despidos y exigiendo una mesa de negociación”, anunciaron los delegados en su cuenta de Twitter. Asimismo, los trabajadores repudiaron el operativo de seguridad que montaron dentro y fuera del edificio de calle Tacuarí y exigieron su cese.