El peronismo bonaerense hizo ayer en Avellaneda una fuerte demostración de unidad con la participación de todos los sectores, y, sin decirlo explícitamente, la convocatoria sirvió para presentar los nombres que hoy quieren competir por la provincia.

Eso quedó evidenciado en la lista de oradores en el escenario central: los intendentes Verónica Magario (La Matanza) y Martín Insaurralde, y los diputados nacionales Axel Kicillof y Fernando Espinoza.

Cada uno a su turno, cuestionaron en duros términos la gestión de María Eugenia Vidal y reafirmaron el rol de conducción que mantiene Cristina Kirchner.

El cierre estuvo a cargo de Máximo Kirchner, otro de los integrantes de la bancada kirchnerista de la Cámara Baja del Congreso. El santacruceño no habló en calidad de candidato a gobernador, pero sí para mostrar el aval a la expresidenta.

“Necesitamos que la Argentina vuelva a darse una oportunidad a sí misma. Lo importante no es cómo votó cada uno en el 2015, lo importante es cómo va a votar cada uno en el 2019”, dijo el líder de La Cámpora.

“Yo le quiero preguntar al presidente que le pide esfuerzos al pueblo: ¿el esfuerzo del pueblo lo ponés cuando endeudás o cuando desendeudás el país?”, se preguntó. “Todos los días los intendentes dan una pelea titánica para tratar de evitar que las consecuencias de las políticas económicas de Mauricio Macri y María Eugenia Vidal impacten lo menos posible sobre sus pueblos.”

Muchos dirigentes destacaron el rol de Jorge Ferraresi como facilitador del encuentro. “Muchas gracias, querido intendente, por trabajar por la unidad y grandeza del peronismo”, escribió en su Twitter Florencia Saintout, la jefa del bloque de diputados de Unidad Ciudadana en la Legislatura.

“Hoy en Avellaneda estamos para celebrar, celebrar que el Estado está, el Estado inaugura, el Estado es compañero y tiene corazón y lo vemos en nuestra provincia con nuestros intendentes e intendentas peronistas”, destacó Kicillof.

Con respeto a Vidal, aseguró que es “la única gobernadora que se va de la provincia con menos escuelas de las que había cuando llegó. Cierra escuelas, no abre hospitales, quita los remedios, se pelea con los docentes, por eso gobierna por las redes sociales, lejos de los bonaerenses.”

“Tres años defendiendo a Macri y ahora Vidal quiere despegarse, pero votar a Vidal es votar a Macri. No hacen política, hacen negocios”, advirtió.

“Nosotros tenemos que potenciar algo poderoso, el arma secreta que tenemos contra el circo y las injusticias y que ellos no tienen, pero que para nosotros es la herramienta más valiosa y fuerte, y es la militancia”, pidió el exministro de Economía de la nación.

“Vamos a hablar con la gente, con la frente en alto, y lo que va a volver en la Argentina es el trabajo, el salario, la paritaria docente, la soberanía nacional. Vamos a militar y demostrar que estando juntos no nos gana nadie”, concluyó.