En el juicio por la desaparición de José Díaz, en el marco del copamiento del cuartel La Tablada, el Tribunal Oral en lo Criminal Federal Nº 4 de San Martín, integrado por Esteban Carlos Rodríguez Eggers (presidente), Matías Alejandro Mancini y Alejandro De Korvez, condenó a prisión perpetua a Alfredo Arrillaga. Es la sexta pena de esta magnitud que recibe. Las cinco anteriores fueron por su accionar represivo en la Base Naval de Mar del Plata durante la última dictadura cívico-militar. Sin embargo, el genocida continuará con el beneficio de la prisión domiciliaria. El próximo 15 de mayo se hará lectura de los fundamentos de la sentencia.

El intento de ocupación de los cuarteles del Regimiento de Infantería Mecanizado III General Belgrano y del Escuadrón de Exploración de Caballería Blindado I del Ejército en La Matanza fue encabezado por miembros del Movimiento Todos por la Patria (MTP). El hecho ocurrió tras numerosos alzamientos militares que pretendían garantizar la impunidad de los miembros de las Fuerzas Armadas acusados por violaciones a los derechos humanos durante la última dictadura.

Es la sexta pena de esta magnitud que recibe. Las cinco anteriores fueron por su accionar represivo en la Base Naval de Mar del Plata durante la última dictadura cívico-militar.

Luego de los levantamientos militares de Semana Santa, setenta integrantes del MTP ingresaron a La Tablada el 23 de enero de 1989. Tras más de treinta horas de resistencia, acorralados por los militares, acordaron rendirse si les garantizaban sus vidas. Sin embargo, murieron 32 militantes del MTP, 9 militares y 2 policías. Francisco Provenzano, Iván Ruiz, Carlos Samojedny y José Díaz permanecen desaparecidos desde el 24 de enero de 1989.

En el Informe Nº 55/97 de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), se detalló que “luego del ataque, fueron capturados cinco miembros del MTP en las inmediaciones del cuartel, y otros dos más se presentaron voluntariamente a las autoridades y fueron detenidos”. En relación con este punto, agregaron que “estas siete personas fueron torturadas física y psicológicamente”. A lo largo del proceso judicial iniciado en diciembre de 2018, el genocida Arrillaga negó de manera sistemática el delito de homicidio agravado por alevosía por el que se lo condenó y afirmó que “no hubo fusilamiento” alguno.

Previo a la lectura del veredicto, el represor imputado hizo uso de la palabra nuevamente y volvió a negar las acusaciones. En la transmisión en vivo llevada a cabo en conjunto por los medios populares como La Retaguardia, FM La Caterva y Agencia Paco Urondo, la Madre de Plaza de Mayo Nora Cortiñas dijo: “Me repugna totalmente la mentira de un genocida de esta calaña […] Escuchar a esta gente hace mal al espíritu. Hasta que se muera, tiene que estar preso”.

nora cortiñas: “Me repugna totalmente la mentira de un genocida de esta calaña […] Escuchar a esta gente hace mal al espíritu. Hasta que se muera, tiene que estar preso”.

En relación con el juicio, señaló: “Los jueces han escuchado a todas las partes. No hubo mentiras por parte de los familiares de las víctimas. Seguiremos luchando, todavía hay muchos por ser juzgados. Y seguiremos hasta que no haya más impunidad en Argentina”.

José “Maradona” Díaz nació en Santiago del Estero y participó de la lucha revolucionaria en Nicaragua y Guatemala durante la década de 1980. En 1987 regresó a la Argentina y comenzó a militar en el MTP. El 24 de enero de 1989, la televisión española capturó el momento en el que fue detenido junto a Iván Ruiz y trasladado con los brazos en alto, escoltado por un soldado. Díaz fue torturado y fusilado. Esas fueron las últimas imágenes de ambos, que continúan desaparecidos.