Continúan los problemas en el barrio platense de Villa Castells, donde se profundiza el deterioro en la infraestructura de la zona. Ese barrio es el epicentro de una fuerte disputa con el gobierno municipal debido a la falta de agua potable que afecta desde hace tres años la zona.

En esta ocasión, el deplorable estado de calles y veredas llegó a punto tal que un camión quedó encajado en un pozo en la esquina de 8 y 498 durante la tarde de ayer. La situación fue denunciada por vecinos del lugar, que registraron cómo el camión que transportaba un contenedor de materiales cayó en un hueco. Lo que la comunidad local denuncia es que, además, “esos mismos pozos son producidos por la municipalidad” con motivo de presuntas refacciones.

A esto se suma la denuncia por una inundación en la intersección de 6 y 501 producto de la rotura de un caño. La pérdida continúa desde hace dos días y los vecinos han apuntado contra la Comuna. Debe tenerse en cuenta el historial de desbordes de agua en la zona alrededor del mentado acueducto que iba a “resolver” el problema de suministro de agua potable y todavía no pude inaugurarse por las múltiples roturas que experimentó.

“La calle es una laguna, hace días que está así y además cortaron el agua en las casas. No sabemos qué hacer”, expresó un vecino de la zona, de los tantos que encuentran en los grupos de redes sociales organizados el único espacio donde hacer visibles sus reclamos.

Es que la situación en Villa Castells es un drama recurrente, en especial en lo concerniente a los problemas del agua. Cabe resaltar que el barrio ha encarado fuertes disputas con la empresa ABSA debido a los problemas con el suministro de agua, incluso todavía pelean por un amparo de 2016 que instaba a la firma a reducir en un 50% la tarifa en tanto no garantizara que el agua fuera apta para consumo humano.