Por Pablo Pellegrino

En una reunión plenaria que el oficialismo esperaba fuera un “trámite”, el faltazo de los líderes de la Confederación General del Trabajo (CGT) dilató los planes del gobierno de avanzar con el proyecto de blanqueo laboral.

El primero en pedir la palabra fue el senador Basualdo, autor del proyecto, que se refirió brevemente a algunas modificaciones que se introdujeron al proyecto. Fue el mendocino Julio Cobos el primero en referirse al faltazo de las autoridades cegetistas: “Desconozco la postura de la CGT, pero esto debe quedar bien claro: esto ha sido consensuado”.

En la reunión hubo sorpresa del oficialismo incluso, porque algunos pensaban irse del encuentro con un dictamen FIRMADO.

“El proyecto que estamos impulsando entre todos tiene que ver con disminuir la informalidad en Argentina, además de la litigiosidad, entre otras cosas”, afirmó Cobos.

En la reunión hubo sorpresa del oficialismo incluso, porque algunos pensaban irse del encuentro con un dictamen firmado. Sin embargo, Miguel Ángel Pichetto confirmó que no habrá posibilidades de avanzar hasta que los representantes de los trabajadores se presenten en la comisión.

“Es fundamental dedicarle dos o tres jornadas, tener la opinión de la central sindical, la CAME, el sector empresario”, manifestó el rionegrino. “Teníamos un compromiso que era abordar este tema, empezar a debatirlo, ese compromiso ha sido acabadamente cumplido por mi bloque”, agregó, y solicitó que también se presente el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica.

Finalmente, el senador de Cambiemos Luis Naidenoff pidió pasar a un cuarto intermedio para el próximo martes y se levantó la reunión.

Durante la reunión, sí participaron las autoridades de la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME), que tuvieron un cruce con el presidente de la Comisión, Daniel Lovera, del Partido Justicialista de La Pampa.

El presidente de la CAME, Gerardo Díaz Beltrán, sostuvo que “el blanqueo es algo importante que no soluciona los problemas de fondo, pero saca la precariedad del sector laboral, va a generar empleos y esos salarios se van a volcar al consumo”, y agregó que desde el organismo que conduce “esperamos que sea un disparador para discutir el costo laboral en argentina”.

lovera: “No estoy de acuerdo cuando se habla de alto costo laboral argentino. el problema son las macrovariables del país que no hacen rentable la actividad económica”.

Luego de su exposición, Lovera tomó la palabra y manifestó su desacuerdo con respecto al denominado “costo argentino”. “No estoy de acuerdo cuando se habla de alto costo laboral argentino, el problema son las macrovariables del país que no hacen rentable la actividad económica en Argentina”, manifestó el presidente de la Comisión de Trabajo, y añadió: “Sobre todo en tiempos de crisis, es cuando más hay que proteger a los trabajadores”.