Por Pablo Pellegrino

El escándalo por espionaje ilegal que se destapó en febrero pasado sigue sumando denuncias y protagonistas tras la presentación de los titulares de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) en la Comisión Bicameral que fiscaliza las actividades de ese organismo, en la que confirmaron que dos agentes se presentaron ante el juez de Garantías de Avellaneda, Luis Carzoglio.

Se trata del magistrado que el año pasado llevaba adelante la investigación por una supuesta asociación ilícita conformada por los sindicalistas Pablo y Hugo Moyano y el líder barrabrava de Independiente, “Bebote” Álvarez.

Según Carzoglio, suspendido desde que se negó a dictar la prisión preventiva de moyano, dos agentes se presentaron en su oficina y le manifestaron la “obsesión” de macri por la causa.

Según narró Carzoglio, que se encuentra suspendido desde que se negó a dictar la prisión preventiva del líder de Camioneros, dos agentes se presentaron en su oficina y le manifestaron la “obsesión” del presidente de la nación por la causa que tramitaba. Lo más grave de su denuncia es que los miembros de la AFI le habrían enviado un documento que no era ni más ni menos que una sentencia con el pedido de prisión para el sindicalista. Sólo faltaba la firma de Carzoglio.

El testimonio choca contra los dichos de Gustavo Arribas y Silvia Majdalani, titulares de la AFI, quienes confirmaron la “visita” de los agentes al juez, pero para evitar cualquier disturbio que pudiera generar una eventual sentencia condenatoria contra Moyano.

En ese marco, los diputados Leopoldo Moreau y Rodolfo Tailhade y el senador Marcelo Fuentes, miembros de la Comisión Bicameral de Fiscalización de Organismos de Inteligencia, presentaron una denuncia penal contra el presidente Mauricio Macri, Gustavo Arribas, Silvia Majdalani y los agentes que “visitaron” a Carzoglio, Juan Sebastián De Stefano y Fernando Di Pasquale.

Según la denuncia, los agentes de la AFI “habían mantenido reuniones con el juez de Garantías del Departamento Judicial Lanús/Avellaneda, Luis Carzoglio, quien confirmó, posteriormente, que los agentes se reunieron con él para informarle que el presidente (Macri) estaba interesado en la causa que llevaba adelante contra el señor Pablo Moyano y que tenía una obsesión: su detención”. “Se trataba de un asunto de máxima importancia para la AFI, y no una simple tarea de reunión de información, aun fuera de la ley”, advirtieron, y pidieron además que se cite como testigo al suspendido juez de Avellaneda.

Pero los legisladores no fueron los únicos en presentar una denuncia por este caso: el sindicalista y actual presidente del club Independiente, Hugo Moyano, inició una causa contra el jefe de Estado. “Siempre dijeron que debía concurrir a los Tribunales. Lo hice cada vez que fui convocado de manera puntual y sin solicitar siquiera postergaciones o medidas dilatorias. Ahora es distinto. No vengo a dar explicaciones sino a exigirlas”, sostiene Moyano en su escrito.

La denuncia del histórico sindicalista apunta directamente contra el presidente y la utilización del aparato estatal para encarcelar a miembros de su familia en el marco de la denominada “causa Independiente”.

También advierte que se aplicaron estrategias de “ablande” a distintos imputados por parte del fiscal Sebastián Scalera. “Como mínimo tres personas fueron objeto de entrevistas con la misma finalidad espuria”, dice.

moyano: “Siempre dijeron que debía concurrir a los Tribunales. Lo hice cada vez que fui convocado. Ahora es distinto. No vengo a dar explicaciones sino a exigirlas”.

“Luis Majul, quizás el periodista que más millones mensuales recibe de los Estados Nacional, Provincial y de la CABA, está además emparentado con Conte Grand. Este hombre, fue la pieza propagandística de toda la operación ilegal”, afirma Moyano en otro tramo de su denuncia, en el que destaca el rol del famoso periodista en la difusión de escuchas ilegales que, según el abogado defensor de Moyano, Daniel Llermanos, fueron aportadas por el fiscal Scalera “porque la custodia de ese material se encontraba bajo su exclusiva responsabilidad”.

En su denuncia, Moyano pide que se cite a declaración testimonial a diputados que forman parte de la Comisión Bicameral de Fiscalización de Organismos y Actividades de Inteligencia; a los periodistas Alfredo Leuco (Grupo Clarín), Claudio Savoia (Grupo Clarín) y Alejandro Fantino (Grupo América); al juez Luis Carzoglio; al agente de la AFI Pablo Pinamonti; al diputado Eduardo Amadeo; y al titular del Sistema Federal de Medios Públicos, Hernán Lombardi.