El grupo de economistas Economía Política para Argentina (EPPA) elaboró un informe donde cuestionó en duros términos la política tarifaria del gobierno de Mauricio Macri por cómo los “aumentos excesivamente altos” inciden cada vez con mayor agudeza en los ingresos de los sectores trabajadores.

El informe, titulado “Los tarifazos son incompatibles con un modelo de desarrollo económico”, remarca el carácter regresivo de esta política sostenida a lo largo de toda la gestión macrista. Advierte que los servicios aumentaron “muy por encima de la inflación y las paritarias de los trabajadores registrados”, y afectan de modo más acentuado a los grupos que menos consumen.

el informe propone “poner un tope objetivo a los incrementos” y plantea “la necesidad de creación de un Comité Nacional de Emergencia TARIFARIA”.

Como insumo, desde EPPA retomaron relevamientos realizados por el Centro de Estudios para la Promoción de la Igualdad y la Solidaridad (CEPIS) y del Centro de Investigación y Formación de la República Argentina (CIFRA-CTA).

En el caso del tarifazo eléctrico, afirman que, aunque no haya nuevos aumentos, como pide el FMI para profundizar más el ajuste, “se asume que los aumentos en la energía pueden llegar a alcanzar un 3756% en el grupo de los residenciales del tipo 5”, usuarios que consumen de 451 kWh a 500 kWh, considerados de consumo medio.

“El gobierno terminará subiendo las tarifas eléctricas en un 2993% promedio para todos los usuarios residenciales. Luego de los usuarios catalogados por su consumo como R5 los que más sufrieron el aumento de sus tarifas fueron los del tipo R4 (+3668%) y R3 (+3612%) que tienen un consumo entre 326 kWh y 450 kWh”, afirman el documento.

Por otra parte, se destaca que “lo más llamativo” es que los usuarios que menos sufrieron el incremento del costo de la energía eléctrica son aquellos que tienen un mayor grado de consumo. “El usuario R9 sufrió en estos 3 años un incremento del 1053% y en el total de la gestión sería de un 1686%”.

Una situación similar detallan para el caso de las tarifas de gas donde los aumentos más significativos se producen en aquellos hogares donde el consumo es menor. “Los usuarios del tipo R21 son los que más sufrirán el tarifazo, donde el acumulado en la gestión de cambiemos será de 2042%. En el otro extremo, los sectores de mayor consumo percibirán un incremento de sus costos en un 658%”, puntualiza.

Para indagar en el peso diferencial de los servicios a partir del proceso de transferencia de recursos desde los consumidores a las empresas energéticas, la investigación compara la evolución del peso de una “canasta energética” de consumo de servicios públicos en los salarios mínimo y medio.

Así, asegura que “la canasta construida aumentó considerablemente su peso en los ingresos de la población (tanto en el salario medio como el salario mínimo)”. Y detalla: “En el año 2015, la participación de la canasta en el salario mínimo era de 6,3 puntos porcentuales, mientras que en el año 2018 esta ratio llega a 23,5% (incluyendo los gastos en transporte). Esto representa un aumento de 17,2 puntos porcentuales en tan solo tres años”.

Este proceso de avance de los tarifazos sobre los salarios, en el marco de una recesión económica con inflación a un ritmo persistente y fomentada por la suba del dólar, sumerge cada vez a más sectores en condiciones de “pobreza energética”, advierten.

“nuestro país pasó a superar a Chile en el ranking de países” con tarifas más altas de acuerdo con el nivel de salarios.

Para contextualizar la situación de Argentina, el estudio indica que “nuestro país pasó a superar a Chile en el ranking de países” con tarifas más altas de acuerdo con el nivel de salarios.

De cara a lo que viene, el informe, al que adhirieron 260 economistas ligados al kirchnerismo, propone “poner un tope objetivo a los incrementos” y plantea “la necesidad de creación de un Comité Nacional de Emergencia Tarifaria, en el marco del Congreso de la Nación, con el objetivo de constituirse en un órgano que coadyuve en la representación de todos los sectores que se ven involucrados y afectados por el modelo actual de desregulación total y fijación de la tarifa por mecanismos exclusivamente de libre mercado”.