Para Rozanski, “la operación de Fariña con Garavano es muy clara, y el jefe de Garavano se llama Mauricio Macri”

El exjuez federal del TOF 1 de La Plata dialogó con Contexto luego de las escandalosas revelaciones que se sumaron en la semana a la causa que investiga el juez Ramos Padilla, en la que el suspendido juez Carzoglio denunció que agentes de la AFI redactaron una sentencia en su lugar para encarcelar a Pablo Moyano y la exabogada de Fariña aportó documentos que prueban reuniones con el ministro de Justicia para guionar la declaración del arrepentido.

2250

Por Pablo Pellegrino

“Nada de lo que está pasando me sorprende, porque estuve veinticinco años en el Poder Judicial, pero sí me horroriza toda esta causa”, dijo a Contexto el expresidente del Tribunal Oral Federal Nº 1 de La Plata, Carlos Rozanski, con respecto a las revelaciones que se conocieron esta semana en torno a la causa por espionaje ilegal que investiga el juez de Dolores Alejo Ramos Padilla.

Rozanski, que en 2016 presentó su renuncia en medio de la brutal avanzada del gobierno, volvió a ser noticia por las declaraciones de la exabogada de Leonardo Fariña, Giselle Robles, que confirmó haber mantenido reuniones con el ministro de Justicia Germán Garavano.

La letrada presentó este viernes en Dolores documentación que probaría la existencia de esos encuentros en los que se pactó la manipulación de la declaración de Fariña como “arrepentido” para que apunte contra la expresidenta de la nación, Cristina Fernández de Kirchner. Además del guión que debía repetir el presunto valijero, el ministro le contó la estrategia de apartar a varios jueces que podrían entorpecer la maniobra, entre ellos, Rozanski.

Días atrás, en una entrevista para Radio 10, el exmagistrado había dicho que sabía que esa maniobra había existido y relató cómo se produjo la “cama”. En 2016 Rozanski participaba de la investigación contra Fariña por evasión y había prorrogado su prisión preventiva. Durante un viaje al exterior del magistrado, sin embargo, todo cambió: “El primer día que estuve de viaje pidieron la excarcelación, pusieron a un juez para reemplazarme y, alegremente, el ministro de Justicia Garavano lo hizo entrar al Programa de Protección de Testigos”, recordó en aquella entrevista.

rozanski: “De este hombre, Barreiro, se desprende que había una decisión de apartar jueces, lo que no me sorprende porque yo lo padecí”.

“De este hombre, Barreiro, se desprende que había una decisión de apartar jueces, lo que no me sorprende porque yo lo padecí”, afirmó Rozanski en diálogo con este medio, y se refirió a los documentos aportados por Giselle Robles al juzgado de Dolores. “Confirman la ilegalidad de las reuniones y lo que luego se supo concretamente: el guionado de lo que Fariña iba a decir y la razón política de esa maniobra”, sostuvo.

Además, manifestó estar “horrorizado pero no sorprendido” por la otra escandalosa revelación de esta semana: el juez de Garantías de Avellaneda, Luis Carzoglio, actualmente suspendido de su función, recibió aprietes por parte de dos agentes de la AFI en su despacho para que ordenara la detención del sindicalista Pablo Moyano.

“Me horroriza, porque es el Estado a través de su agencia de inteligencia presionando a un juez para llevar adelante la política de persecución que ellos querían realizar. Todo lo de esta causa es horroroso”, sostuvo Rozanski.

Carzoglio dijo además que los agentes se presentaron en nombre de Mauricio Macri, quien, según ellos, estaba interesado en saber qué haría; además, denunció que le entregaron una condena redactada para que la firme. Según reveló el juez, ese documento lo tiene guardado en cajas fuertes y está dispuesto a presentarlo.

La visita de los dos agentes fue confirmada por el propio jefe de los espías, Gustavo Arribas, el jueves durante la reunión de la Comisión Bicameral de Inteligencia del Congreso, aunque allí sostuvo que fue “para prevenir paros y disturbios que podrían desatarse en caso de que sea condenatoria”.

“Hay una banda que contiene a la bandita de Stornelli, D’Alessio y Santoro; ellos forman parte de una banda mucho mayor cuyo líder es Mauricio Macri”

“Hay una banda que contiene a la bandita de Stornelli, D’Alessio y Santoro; ellos forman parte de una banda mucho mayor cuyo líder es Mauricio Macri”, afirmó Rozanski, y agregó: “El gran temor del gobierno es que esta causa avance, porque va a llegar al gobierno inevitablemente. La operación de Fariña con Garavano es muy clara”.

Por otro lado, destacó la labor del juez de Dolores y manifestó que “sacar a Ramos Padilla de ese juzgado o de la causa es una prioridad, porque es una actuación de un juez decente, que es lo peor que le puede pasar a una banda de criminales como la que integra este gobierno”.