Con una cargadísima agenda de temas, la oposición logró el quorum para desarrollar la sesión especial que había pedido, principalmente para frenar los tarifazos y cuestiones impositivas. Con 130 diputados sentados en sus bancas y el oficialismo parado al lado de sus asientos para intentar hacer caer la sesión, los cruces y la tensión volvieron a sentirse en el recinto.

Minutos después del mediodía, el presidente de la Cámara, Emilio Monzó, dio comienzo a la polémica al anunciar que directamente se votaría la totalidad de los proyectos presentados, vinculados a generar un alivio para los sectores productivos, a los trabajadores, a los jubilados y a las mujeres.

Agustín Rossi, Graciela Camaño y Nicolás del Caño pidieron entonces la palabra para solicitar que cada bloque pudiera exponer sobre las iniciativas que presentaron y denunciaron que Cambiemos obstaculiza el funcionamiento de las comisiones del Congreso, razón por la cual ningún proyecto tuvo dictamen antes de ingresar al recinto.

Esa fue la excusa que Juan Manuel López, del oficialismo, utilizó para pedir una moción de orden para que los diputados voten si habilitaban el debate o no. “Más de ochenta proyectos, así, sin dictamen de comisión, no se pueden tratar”, dijo.

Lo que molestó en ese momento a todos los opositores fue que la moción se dio justo cuando no había quorum.

“No se puede negar el derecho a debatir y a discutir de quienes hemos conseguido quorum”, dijo el presidente del bloque Red por Argentina, Felipe Solá. “Estamos aquí porque la gente, haya votado como haya votado, está azorada por las cuentas de luz, de gas y agua que reciben”, afirmó, y cuestionó que en la actitud del macrismo “hay una especie de homenaje a la dureza”.

Graciela Camaño, del Frente Renovador, presentó una cuestión de privilegio contra Monzó, quien hizo lugar al pedido de López, y dio un incendiario discurso en el que dijo sentir “vergüenza por el salario que percibimos por no trabajar”, en alusión a la negativa para debatir. “Lo que ustedes han hecho en estos cuatro años no lo he visto jamás, y he visto a lo largo de mi vida humillaciones en este Parlamento, pero que usted cierre el Congreso es inédito”, dijo la diputada, y agregó: “La gente no puede mirarnos a nosotros cobrando ingentes sumas de dinero mientras no hacemos un carajo”.

“Lamento presenciar de la manera en que su palabra se ha devaluado, porque lo considero un dirigente de valía, y lo que está pasando hoy acá es que tiene más peso Balcarce 50 y el señor Peña que el presidente de nuestra Cámara”, le espetó a Monzó, quien, se sabe, está enfrentado con el jefe de Gabinete.

A las 13:30 hs volvió a haber quorum y Monzó decidió finalmente no votar la propuesta de López. Comenzó formalmente la discusión con la exposición de la bonaerense Luana Volnovich, que expuso sobre el proyecto de creación de un régimen especial de Ganancias para los jubilados y pretende convertir la denominada Pensión Universal para el Adulto Mayor (PUAM) en jubilaciones ordinarias.