Por Rocío Cereijo

La Heladería Zohel de La Plata, ubicada en 44 y 139, anunció el cierre definitivo de su comercio por los elevados costos de los servicios públicos. “Hoy es un día durísimo, sin lugar a dudas. Nos vemos en la obligación de cerrar nuestras puertas de forma definitiva”, escribieron los dueños en un cartel que pegaron en sus puertas como despedida de sus clientes, y detallaron que la determinación fue producto de “la situación crítica e insostenible” que provocaron “los constantes aumentos, las tarifas exorbitantes y la tristísima realidad económica que nos azota”.

Diego, que trabajaba en la parte de fabricación de la heladería desde hacía veinte años, dijo: “Desde hace tres años veníamos remándola. Este año no se pudo más. No se puede tener empleados”. En esta línea, en declaraciones a FM Cielo sostuvo que al principio de la gestión del gobierno de Cambiemos su espacio de trabajo estaba integrado por veintidós personas, pero que antes del cierre la planta se había reducido a ocho. “La caída de las ventas y las tarifas se fueron a las nubes. Encima, lo votamos. No solamente yo, sino todos los chicos que estaban. Jamás voté a Cristina, pero ahora le diría ‘perdoname, Cristina, no sabía lo que hacía’.”

La Federación de Mayoristas y Proveedores del Estado de la provincia de Buenos Aires (FEMAPE) realizó un relevamiento en la capital bonaerense y determinó que durante noviembre y diciembre de 2018 aumentó el número de locales inactivos en las principales áreas comerciales, en comparación con los dos meses previos. Los datos arrojados en el informe se centraron en aquellos comercios que pasaron a estar en venta, en alquiler, clausurados o simplemente cerrados.

Durante el relevamiento de las principales arterias comerciales se detectó un total de sesenta lugares sin actividad comercial, que en comparación con la anterior medición implicó una suba de 40% (durante septiembre y octubre, los sitios inactivos eran 43). Asimismo, los locales cerrados registraron un alza de 185%, mientras que los que se encontraban en alquiler bajaron 20%. Por ejemplo, en las calles 7 (relevada entre las alturas 700 a 1100), 47 (al 600), y 48 (al 600), la cantidad de locales inactivos se redujo de once a siete, de tres a uno y de seis a tres, respectivamente.

La capital bonaerense no escapa de la realidad que viven otras localidades y entre las ciudades más afectadas se encuentra Buenos Aires. Allí, la cantidad de locales vacíos también registró una suba del 11,8% en las zonas comerciales que comprenden las avenidas Córdoba, Pueyrredón, Santa Fe, Cabildo, Corrientes, Rivadavia, Avellaneda y la peatonal Florida. En La Plata, sólo en enero cerraron 77 comercios, según un estudio presentado por la ONG Defendamos Buenos Aires.