Beneficiarios del Pro.Cre.Ar. Bicentenario sorteado en 2017, con la adjudicación de terrenos en San Carlos y de un crédito de 800 mil pesos, se movilizaron hoy a las puertas del Banco Hipotecario de La Plata para exigir que la entidad financiera destrabe estos préstamos y así comenzar finalmente con la construcción de sus viviendas.

Las 150 familias pretenden que el banco comience a llamarlos para otorgarles finalmente el dinero, el cual exigen que sea actualizado. Los vecinos advierten que con los altos niveles de inflación y la escalada del dólar en los últimos años, en el marco de un mercado de la construcción atado a esta moneda, los montos asignados en 2017 hoy ya no alcanzan para las obras.

«arrancamos con un dólar a 16 y hoy tenemos un dólar de 43, perdimos un 64% de capacidad de compra, de materiales y de construcción»

“En el último tiempo nos quedamos trabados con el banco, con la misma burocracia del banco; arrancamos con un dólar a 16 y hoy tenemos un dólar de 43, perdimos un 64% de capacidad de compra, de materiales y de construcción”, explicó a Contexto Patricio, uno de los voceros de las familias adjudicadas.

Cuando resultaron sorteados, al realizar el cambio contaban con 50 mil dólares. Sin embargo, el dinero no otorgado se devaluó y hoy recibirían 18.400 dólares para la construcción de la misma vivienda. En este marco, la entidad les ofreció 300 mil pesos más, pero en UVA, que no era lo estipulado para el Pro.Cre.Ar. Bicentenario. Es decir que, en caso de que prospere esto, pasarían de un crédito fijo a los créditos indexados por inflación (UVA) que ya tienen a mal traer a cientos de otras familias y que estas familias consideran “inaceptables”.

“El espíritu del Pro.Cre.Ar. siempre fue muy bueno para el tomador, pero en este caso es una locura. Porque además, en el peor de los casos, podríamos tomar la plata y hacer un monoambiente de treinta metros, pero nos exigen cincuenta, aunque no lleguemos a construir. Nos tenemos que arreglar”, explicó el hombre consultado.

“Las 150 familias nos vamos a quedar varadas en el primer desembolso y lo único que vamos a lograr es tener un lote y haber levantado una pequeña estructura”, agregó.

«en el peor de los casos, podríamos tomar la plata y hacer un monoambiente de treinta metros, pero nos exigen cincuenta, aunque no lleguemos a construir»

“A todas luces esto es un desastre. El desastre es del banco, pero atrás te dicen que está Vivienda, que está el Ministerio del Interior, pero nuestra cara es el banco y nos está dando algo inviable”, consideró Patricio. “Atrás del banco está Nación, no hay ningún funcionario que se interese en el tema”, sostuvo.

La mayoría de los adjudicados hoy están viviendo de prestado o con alquiler, algunos de ellos con tres renovaciones y con familias que fueron creciendo desde que fueron adjudicados, por lo que anhelan avanzar en el sueño de la casa propia. Ahora, tras las movilizaciones, la propuesta del banco fue comenzar a llamarlos a partir del 9 de abril.