A seis años de la trágica inundación de La Plata que dejó un saldo de noventa víctimas fatales y una huella imborrable en la memoria colectiva de la ciudad, familiares, asambleístas y referentes locales volverán a reunirse como cada 2 de abril para recordar a los fallecidos y renovar el pedido de respuestas a la gestión municipal. Entre los principales reclamos, señalan que la ciudad aún no tiene un plan de contingencia concreto y que el plan de obras hidráulicas es insuficiente.

Cabe recordar que la investigación, por las responsabilidades políticas y operativas de las muertes en la inundación, tuvo como resultado recién este año la condena de solamente una persona. El exdirector de Defensa Civil de La Plata, Sergio Lezana, que apenas fue obligado a pagar una multa de 12.500 pesos y una inhabilitación para ejercer cargos públicos durante un año.

“El juicio fue una pantomima. Dijimos que fue un juicio ‘mordaza’, porque se nos quitó toda posibilidad de indagar, de ir en busca de testigos. Hay muchos responsables políticos que aún falta señalar. Pero esto muestra cómo Jorge Paolini hizo todo por tapar de la forma más impune todo. A su vez, vemos en la actualidad cómo hay proyectos que siguen poniendo en riesgo el impacto ambiental de la ciudad y el peligro de inundación”, fue el duro balance de la asambleísta de Inundados de Tolosa Vanesa Zafiro, con fuertes críticas al intendente Julio Garro, a quien acusó de “haberse colgado de la inundación durante su campaña, para después no hacer nada”.

Al igual que varios miembros de la comunidad platense, los asambleístas observan con preocupación cómo la falta de controles para obras públicas mantiene su curso desde la llegada de Cambiemos al gobierno municipal, y advierten sobre cada riesgo que conlleva el manejo imprudente de los espacios urbanos de La Plata. “El caso del bajo nivel que va a interrumpir el corredor de 32, o el caso del remate de terrenos en Tolosa en 528 e/ 7 y 8; y otro lote en Antártida y 529, que son importantísimos como espacios verdes. Queremos estudios de impacto ambiental urgentes”, agregó Zafiro.

Según un estudio de la UNLP, en tres horas cayeron trescientos milímetros de agua, lo que provocó la inundación de unas 3.500 hectáreas en zona urbana y periurbana. Distintos sectores han planteado que la ciudad sigue siendo territorio inundable y las consecuencias serán ineludibles hasta tanto no se realicen obras integrales a largo plazo, se implementen planes de contingencia efectivos y haya un nuevo planeamiento urbano de la ciudad.

En ese sentido, las obras públicas y el plan de contingencia han sido los ejes de todas las polémicas en cada inundación que se produjo en la ciudad desde 2013 en adelante. En ese punto coincidió el referente de la Asamblea de Parque Norte José Rusconi, uno de los más activos en materia de seguimiento de obras. “El plan de contingencia es una cuenta pendiente desde hace seis años. Eso quedó evidenciado en la tormenta del 22 de febrero. Nadie sabe lo que tiene que hacer. Hay nerviosismo, desesperación. La gente no sabe, si tiene un hijo en la escuela, si tiene que ir a buscarlo, si tiene que guarecerse o no. Las alertas tempranas casi no existen. Después vienen Vidal y Garro a decirnos que los vecinos ‘ya podemos dormir tranquilos’. El 22 de febrero, si llovía diez minutos más, teníamos el agua adentro de las casas”, expresó Rusconi.

El frentista hizo referencia a las palabras proferidas por la gobernadora durante el último recorrido por las obras del arroyo El Gato, que el oficialismo viene celebrando como un avance en materia hídrica, pero que la comunidad vecinal advierte que no es suficiente, e incluso que también genera riesgo. “Las obras que se están haciendo son apenas una primera etapa y las inauguraron después de seis años, con alguna inauguración medio ‘mentirosa’, como es el caso del puente de la avenida 520, que es un cuello de botella”, expresó el referente de Barrio Norte.

En tanto, Zafiro arremetió aún más contra el gobierno provincial al referirse a que las palabras de Vidal “fueron indignantes”. La asambleísta expresó: “Los vecinos nos vamos a seguir inundando. Las obras sólo van a mitigar un poco los problemas. Esto tiene que ir acompañado de obras estructurales y reservorios. Todavía está pendiente todo eso”.

Cabe destacar que, de manera reciente, un grupo de vecinos de la zona de Arana llevó adelante medidas de fuerza por otra obra del gobierno que busca retomar el proyecto de extensión de la Ruta 6, pero modificando el trazado original y desviando la autovía por terrenos de fuerte impacto ambiental, en espacial sobre el arroyo El Pescado. Según estimaron vecinos de la zona, esta obra -modificada de manera arbitraria- pone en riesgo zonas de humedales y de agricultores, aumentando la posibilidad de inundación.

Cabe recordar que hoy se llevará adelante la marcha por el 2 de abril, bajo la consigna “Inundados de impunidad”, con varias actividades a lo largo del día. La concentración será a partir de las 16 hs en Plaza Moreno, donde habrá intervenciones artísticas. A partir de las 18 comenzará la marcha hacia Plaza San Martín, con una parada previa en Tribunales, donde también se realizará una acción alusiva. Una vez en el punto de llegada, hacia las 19 hs se hará lectura del documento de este año.