Los trabajadores judiciales de la provincia llevaron a cabo este miércoles su segundo paro por veinticuatro horas en lo que va del año. Fue en reclamo de la apertura de la negociación paritaria al gobierno de María Eugenia Vidal. Aún no llegaron a un acuerdo para 2018 y en lo que va del año no han recibido ningún llamado, a pesar del sostenido proceso inflacionario, que acumula un 6,7% en los dos primeros meses del año.

La dinámica de las paritarias de los estatales bonaerenses comúnmente la determina la resolución de la de los docentes, que tuvieron un claro avance. Una vez conseguido el acuerdo en esa discusión, el gobierno convoca a judiciales, estatales y médicos.

“El reclamo central es por llamado a paritarias. Necesitamos cerrar 2018, porque a marzo la inflación va a llegar a los diez puntos y seguimos cobrando como en 2018”, dijo a Contexto Pablo Abramovich, secretario general de la Asociación de Judiciales Bonaerenses (AJB).

pablo Abramovich: “El reclamo central es por llamado a paritarias. Necesitamos cerrar 2018, porque a marzo la inflación va a llegar a los diez puntos y seguimos cobrando como en 2018”.

Al igual que con los docentes, el gobierno cerró por decreto el año pasado la negociación con los judiciales con un aumento del 32%, que quedó 15,6% por debajo de la inflación. En diciembre la gobernadora pagó un bono de siete mil pesos que no los conformó.

Los trabajadores y trabajadoras representados en la AJB se concentraron ayer al mediodía en las escalinatas del edificio de la Suprema Corte, en avenida 13 e/ 47 y 48, en La Plata, para comunicar el reclamo. Allí también expusieron “la grave crisis de infraestructura que se vive en el Poder Judicial de la provincia de Buenos Aires, así como la falta de personal y la necesidad de creación de nuevas dependencias judiciales”.