Padres y madres del Jardín N° 928 del barrio La Granja, en San Carlos, cortaron este martes parcialmente la avenida 520 en reclamo por obras, ya que las clases se encuentran suspendidas por la falta de agua desde hace dos semanas.

Las autoridades de la institución ubicada en 139 y 518, donde concurren 410 niños y niñas de entre tres y cinco años, elevaron el reclamo al Consejo Escolar de La Plata y a la empresa Aguas Bonaerenses (ABSA), pero no tuvieron ningún tipo de respuestas. Cansados de estar en esta situación, con clases de corta duración y sin las condiciones mínimas de salubridad para sus hijos e hijas, decidieron salir a la calle.

“Nuestros hijos están sin agua, esto es un problema sanitario. No nos garantizan este derecho básico y nadie hace nada”, dijo a Contexto Mariela, madre presente en el reclamo. “ABSA es un ente recaudador, tiene la responsabilidad al igual que el Consejo Escolar. Piden que los chicos estén en las aulas pero así no están dadas las condiciones”, añadió.

“Nuestros hijos están sin agua, esto es un problema sanitario. No nos garantizan este derecho básico y nadie hace nada”

El problema se arrastra desde 2016 por una bomba de agua averiada que se encuentra en 515 y 140, que mantiene al barrio completo sin agua o con baja presión. La Municipalidad tampoco activó los mecanismos para reparar estas carencias básicas, a pesar de que el intendente Julio Garro se mostró orgulloso en el inicio del ciclo escolar por las obras que hizo su gobierno en materia de infraestructura durante el verano.

En las inmediaciones del jardín, las escuelas N° 41 (520 y 139) y N° 27 (520 y 138) tienen serios problemas edilicios, con sus paredes deterioradas y alambrados caídos. A su vez, a pocos metros de las escuelas hay un basural que atrae roedores. Por eso los padres y las madres de los y las estudiantes se unificaron en el reclamo de ayer de la comunidad educativa del Jardín N° 928.