En un delicado clima de recesión laboral y estancamiento productivo, las desafortunadas declaraciones de Dante Sica sobre el mundo empresarial agregaron aún más leña al fuego. Es que el titular de Producción y Trabajo no tuvo mejor idea que hacer responsable de la crisis laboral al sector empresario que se niega a “cortar con la grasa laboral” por “ser socio de los sindicatos” y no poner el “empeño suficiente” para salir adelante.

Las palabras del funcionario, proferidas durante una conferencia en el Rotary Club durante el día de ayer, no tardaron en hacer eco en todo el sector de pymes, que las repudiaron de manera categórica. “Dentro de los marcos laborales hay mucha grasa para cortar. Tenemos que trabajar en los costos extrasalariales, como los seguros de riesgos de trabajo y otros”, fue sin duda la más polémica definición de Sica.

Las “máximas” del ministro sobre productividad laboral no podían encontrar un peor momento: ayer mismo el INDEC reveló que la desocupación creció del 7,2% al 9,1% respecto del año anterior a esta misma altura. Mientras tanto, la respuesta por parte del conjunto de entidades nucleadas en Empresarios Nacionales para el Desarrollo Argentino (ENAC) no tardó en hacer oír su rechazo a las palabras de Sica.

“No es de los trabajadores de quien tenemos que defendernos, sino de un gobierno que aplica medidas que destruyen la industria y el trabajo, con tarifas impagables y tasas de interés que generan costos del capital de trabajo imposibles de sostener, únicas a nivel mundial, que generan desocupación y caída del mercado interno. La tasa de destrucción de empresas hoy asciende a 40 cierres de pymes por día”, manifestaron desde ENAC a través de un comunicado.

ENAC: “No es de los trabajadores de quien tenemos que defendernos, sino de un gobierno que aplica medidas que destruyen la industria y el trabajo».

En esa misma línea se pronunció el titular de la Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios (APYME), Eduardo Fernández, quien repudió las declaraciones del ministro y remarcó la grave situación que atraviesa el sector.

En diálogo con Contexto, Fernández expresó: “Quiere asesorar al sector empresario con esa lógica del presidente de que ‘todo lo que sucede es por culpa de otros y no de quienes toman las decisiones’. Desde ya, nos pone en una situación que no es la que merecemos. Los dirigentes de las Cámaras que estamos comprometidos con el trabajo estamos muy angustiados”.

Hacia comienzos de febrero, la entidad liderada por Fernández señaló con preocupación la deuda impositiva que aqueja al sector, que acumuló 100.000 millones a diciembre de 2018, reconocida por las autoridades, con un crecimiento de más del 120% respecto de 2017, que había sido de 44.000 millones.

Fernández: “están cerrando emprendimientos y comercios de años de trayectoria. A esto se nos responde con medidas inútiles o engañosas».

“Nuestros colegas están cerrando emprendimientos y comercios de años de trayectoria. A esto se nos responde con medidas inútiles o engañosas, como fueron en su momento el incremento del piso para los aportes patronales, que se dijo que era para las pymes regionales y al final era para todas las empresas. Lo mismo pasó con las líneas de crédito que anunció Macri, que en realidad era solamente una línea de crédito y la más engorrosa, como lo es el descuento del cheque”, añadió Fernández.

El referente de APYME manifestó que las palabras de Sica responden “a una provocación” que tiene como objetivo “dividir y fragmentar” el diálogo que el sector empresarial ha logrado con los gremios para confluir en medidas de lucha próximas, como la que se gestó para el 4 de abril, donde grandes entidades y las pymes se plegarán a las grandes centrales sindicales.