Por Pablo Pellegrino

El fiscal Carlos Stornelli, involucrado en el escándalo de espionaje ilegal que alcanza a funcionarios judiciales, políticos, organismos de inteligencia y periodistas, decidió el miércoles no presentarse en el juzgado de Dolores para la declaración indagatoria ordenada por Alejo Ramos Padilla.

Es la segunda vez que se niega a presentarse y la segunda vez que recusa al juez, quien ahora decidió convocarlo por tercera vez para el este viernes 22 a las 11 horas, “bajo apercibimiento de ley”. En la resolución que se conoció luego de la inasistencia de Stornelli, Ramos Padilla sostiene que los fueros que protegen a los integrantes del Ministerio Público Fiscal “no han sido establecidos como mecanismos para eludir el accionar de la justicia sino como garantía para evitar ser perturbados en el ejercicio de sus funciones”.

Ramos Padilla:  “Los fueros no han sido establecidos como mecanismos para eludir el accionar de la justicia sino como garantía para evitar ser perturbados en el ejercicio de sus funciones”.

En la segunda recusación que ejerció la defensa del fiscal dejó aviso de que no asistirá hasta tanto no falle la cámara de Mar Del Plata sobre el conflicto de competencia planteado en su momento por Julián Ercolini que tenía a su cargo la denuncia que el propio Stornelli le hizo a D’Alessio.

Los intentos del oficialismo y de Comodoro Py por entorpecer la investigación del juez de Dolores son cada vez más efusivos y laberínticos. Al pedido de destitución que presentó el gobierno en el Consejo de la Magistratura, le siguió una denuncia por enriquecimiento ilícito contra D’Alessio presentada por la diputada Elisa Carrió ante el juez que comparte oficina con Stornelli: Claudio Bonadio. Luego de esa denuncia, Ercolini, decidió enviarle el expediente que tramitaba por la denuncia del fiscal a Bonadio, quien deberá decidir si se abstiene o no de intervenir, ya que aparece mencionado por el falso abogado en el expediente de Ramos Padilla.

En medio de esa ensalada se produjo el segundo faltazo de Stornelli a la indagatoria que motivó a que el juez de Dolores a dictar la medida con la condición de enviar a la fuerza pública si decide nuevamente no presentarse.

En la tarde del jueves, luego de conocerse la resolución, el magistrado se presentó en el Congreso de la Nación para exponer en la Comisión Bicameral de Fiscalización de los Organismos y Actividades de Inteligencia en la que semanas atrás fue citado. Esa reunión es de carácter reservado, así como las más de mil fojas envió a esa comisión con pruebas documentales reunidas en la causa.

Quieren expulsar a Carrió y Olivetto del Congreso

Por otro lado, el bloque de diputados del Frente Para la Victoria presentó una resolución para expulsar del cuerpo legislativo a las diputadas Elisa Carrió y Paula Oliveto por «inhabilidad moral», por estar vinculadas al falso abogado y espía D’Alessio. El pedido se basa en la «presunta vinculación con un aparato paraestatal de inteligencia».

Cabe recordar que en la primera exposición de Ramos Padilla en el Congreso, ante la comisión de Libertad de Expresión, el magistrado reveló que «hay legisladores que fueron usuarios de esta red de espionaje ilegal», y reprodujo un audio salido desde el teléfono de Marcelo D’Alessio destinado a Paula Oliveto.

“Hola, Pau. El que armó esto es un AFI que es de la línea de Angelici puro. Yo ya no entiendo cómo es esta interna de la interna de la interna. Dónde se vincula un tipo de Angelici con un operador de CFK. De esto ya no entiendo un porongo, pero sé quién es”, decía en esa conversación el supuesto agente de la DEA. Y agregaba: “Son 164 megas, decime qué carajo hago con eso: ¿lo mando en un pendrive, en un sobre, con alguien a nombre de Martín Catalano para que te lo de? Olvidate que este tipo me lleva en cana por lo que sea, por extorsión en grado de tentativa. Pero quiero dárselo a alguien para que lo vea”.

Días después de ese episodio, la propia Oliveto junto a la santacruceña Mariana Zuvic presentaban una denuncia en la que sostenían que el escándalo revelado por el empresario Pedro Etchebest era una operación política orquestada desde la cárcel por ex funcionarios kirchneristas, apoyadas en transcripciones de escuchas telefónicas que, según ellas, llegó en un sobre anónimo hasta el despacho de Carrió.