Por Rocío Cereijo

La cooperadora de la Escuela de Estética Nº 2 de La Plata solicitó que se traslade el comienzo de clases al 1° de abril. El pedido surgió tras la reunión con docentes y autoridades de la institución con el fin de que se dé tiempo a la conclusión de los exámenes del Instituto de Formación Docente y Técnica Nº 12. Se trata de evitar la convivencia de niños y adultos y a que desde la Dirección General de Cultura y Educación de la provincia de Buenos Aires cumplan con el adecuamiento edilicio.  

La presidenta de la cooperadora, Maribel Paz, sostuvo que las familias no están “de acuerdo con que se esté en contacto con alumnos mayores. No corresponde, no es un ambiente seguro para ellos”. Además, dijo que la convivencia entre los dos espacios educativos puede generar, también, “una incomodidad para las personas que están con sus exámenes y curso de ingreso. Tener a los pequeños gritando en su dinámica de talleres también es malo para ellos. No se puede hacer responsable a las docentes que están ahí”.

Si bien desde la Dirección General de Cultura y Educación habían dispuesto que el edificio fuera de uso exclusivo para la Escuela de Estética Nº 2, la docente Gabriela Díaz dijo que sólo fueron habilitados a utilizar la mitad de las aulas para los 750 estudiantes de entre 6 y 11 años. La presidenta de la cooperadora afirmó que las autoridades únicamente “pusieron una soguita que divide el patio a la mitad con unos bancos de escuela. Los niños de 6 o 7 años se la pasan correteando. La escuela tiene que ser un lugar adecuado para que puedan desenvolverse con libertad y que los docentes puedan resguardarlo”.

La escuela tiene que ser un lugar adecuado para que puedan desenvolverse con libertad y que los docentes puedan resguardarlo”

Entre otras problemáticas, también denunciaron ante el gobierno la presencia de un pozo peligroso para los pequeños, una pérdida en el cielorraso y el incumplimiento de los plazos que implica la desratización: “Desde inspección distrital se habían comprometido telefónicamente el viernes pasado a resolverlo. La inspectora nos dijo que nos iban a dar una reunión ni bien tuvieran un lugar en la agenda. Nos dijeron que estas tres cuestiones se iban a resolver”. Sin embargo, desde esa conversación no han tenido respuestas ante las demandas.

En relación a la presencia de ratas, Paz comentó que “el veneno que ponen tiene un efecto residual. Si bien hicieron la desratización, se necesitan como mínimo diez días desde el evento para que realmente empiece a tener efecto”. En relación a este punto, recordó que meses atrás se advirtió la peligrosidad que tiene La Plata en casos de hantavirus y dijo que “en un contexto donde la región ha estado alerta, nos parece muy irresponsable que los chicos vayan en estas circunstancias”.

Respecto de la situación de la sede histórica de la escuela, Maribel Paz, señaló que sufren “desde hace años un tema estructural: en planta alta están clausurados los baños porque hay un aula y un sector que tiene un desprendimiento y cede hacia abajo”. En relación a la clausura actual del edificio, dijo que, en primer lugar, lograron que se llevara a cabo “un apuntalamiento con una estructura de madera en el techo”. En segundo lugar, y ante la necesidad de una obra que pudiera resolver esta problemática estructural “no habíamos tenido ningún tipo de respuesta y caen justo en febrero cuando está a punto de comenzar el ciclo lectivo para clausurar la escuela preventivamente. Lo entendemos, claro; pero es algo que veníamos pidiendo desde hace rato”.

Finalmente, Paz mencionó que la mudanza a dieciséis cuadras trae complicaciones a muchas familias: “Desde la cooperadora hicimos una encuesta para ver qué problemas había. Muchos nos describían complicaciones de tiempo; pero aun así hacen un esfuerzo”. Además destacó que el uso de transporte público que implica para algunos la reubicación, genera grandes dificultades ante los aumentos de pasajes: “Hay familias en particular que sabemos que no van a poder asistir. Vamos a acompañar a las familias y vamos a seguir exigiéndole respuestas al Estado, que es quien provoca esta situación: que garantice que los alumnas y las alumnas puedan seguir asistiendo”.