Las familias tomadoras de créditos indexados por inflación (UVA) se reunieron con diputados de distintos bloques de la oposición que integran la comisión de Defensa del Consumidor, donde dieron testimonio de la angustiante situación que viven por el aumento tanto en las cuotas como en el capital de sus deudas y la falta de respuesta oficial. Del encuentro se ausentaron todos los representantes del oficialismo.

También se conoció que el gobierno planea reactivar el plan Pro.Cre.Ar. para el acceso a la vivienda propia, pero desde el colectivo de autoconvocados alertaron que “es una trampa”, porque las tasas siguen siendo altas.

“Planteamos la necesidad de declarar una emergencia por la situación que estamos atravesando las familias, y los diputados se comprometieron a pedir una sesión especial para tratar el tema”, dijo a Contexto Perla Airez, del colectivo autoconvocado de La Plata. Además, destacó que, pese a estar abocados a la agenda legislativa, “estamos trabajando en casos muy, muy delicados de familias que han perdido sus fuentes de trabajo o han disminuido sus ingresos y llegan con mucho esfuerzo a pagar”.

“Esta situación nos está afectando de una manera más que sería por el impacto que está teniendo la inflación no sólo en la cuota, sino también en el capital”, explicó la integrante del colectivo platense que nuclea a casi novecientas familias que atraviesan la misma situación.

A principios de diciembre del año pasado, el senador provincial Federico Susbielles presentó un proyecto en la legislatura bonaerense para dar respuestas a los usuarios del Banco Provincia que tomaron créditos indexados por inflación. En aquella oportunidad, el proyecto había contado con el respaldo de todos los bloques legislativos, incluido el oficialismo, pero a último momento la orden de la gobernadora Vidal fue dilatar el proceso.

Con ese objetivo, desde Cambiemos pidieron que el tratamiento de la norma para los usuarios del Bapro pase para este año y que el debate en comisión se extienda hasta que se presente el presidente de esa entidad bancaria, Juan Curutchet.

Sin embargo, tanto los usuarios como la oposición destacaron que en varias oportunidades se había invitado al funcionario para que participe de las reuniones y no se presentó. Desde el entorno del senador Susbielles señalaron a este medio que “el proyecto quedó en la nada” y que, como sucedió en el Congreso de la Nación, el gobierno bonaerense intentará frenarlo definitivamente.

“Teníamos la promesa de que se iba a retomar el proyecto que había presentado el senador Susbielles, y hasta el día de hoy no tuvimos respuestas”, dijo Perla Airez.

Uno de los puntos que desde el gobierno destacan en torno a estos créditos es que desde que comenzaron a otorgarse la tasa de morosidad es muy baja. En el caso de los créditos UVA, la morosidad registra niveles del 0,3%, verdaderamente bajo. Sin embargo, el hecho de que no se registren incumplimientos en el pago de esas obligaciones no necesariamente refleja una situación cómoda para las familias.

En ese sentido, Airez enfatizó que “la baja morosidad no dice nada”, y manifestó que “si acercan un poco más la lupa pueden ver lo mal que la estamos pasando”. “Nos desorganiza todos los gastos que teníamos, dejamos de pagar el teléfono, cambiamos a los chicos de escuela, dejamos de consumir otras cosas porque todo lo dedicamos a la cuota.” 

Extorsionadores

Durante la reunión de la comisión de Defensa del Consumidor del martes en el Congreso, Diego González, representante de los hipotecados UVA de Santa Fe, relató parte de la violenta respuesta que recibió del diputado oficialista Eduardo Amadeo.

Luego de intentar comunicarse con varios representantes de Cambiemos, Amadeo contestó a su llamado y le manifestó que desde su bloque no habilitarían el tratamiento de su situación en el Congreso. “Increíblemente me contestó que no lo iban a hacer porque nosotros los queríamos extorsionar para que hagan algo que no estaban dispuestos a hacer”, narró.

“Me dijo que nosotros pretendíamos que el gobierno asigne partidas del presupuesto destinadas a los pobres, para que los pobres nos paguen nuestras casas”, continuó el santafecino, y recordó que “en cuatro o cinco oportunidades me dijo que lo escucháramos a Martín Tetaz”, el economista platense acérrimo defensor de la línea crediticia lanzada en 2016. “No es fácil que te llame un diputado y que te agreda”, afirmó González, y destacó que el diputado les reprochó que son “más ricos que antes de tener nuestras casas”.