En el marco de la revisión salarial de 2018, el Ministerio de Educación de la Nación, que conduce Alejandro Finocchiaro, ofreció un aumento del 7% que se añade a los montos del 4% y 5% para enero y febrero, respectivamente. Este incremento salarial del 16% se suma a los aumentos del 25% que acordaron las partes en agosto del año pasado, a excepción de Conadu Histórica (CTA Autónoma), que no aceptó y quedó por fuera de la paritaria

Ayer los sindicatos salieron disconformes del encuentro porque la suma total del 41% significa “una importante pérdida salarial del 10%”, afirmó a Contexto Carlos De Feo, secretario general de Conadu (CTA de los Trabajadores), considerando la inflación del 51,3% del periodo marzo de 2018 al mismo mes de este año. Ese lapso es el que rige para la negociación de los docentes de la educación superior.

El problema es que cuando miramos la inflación del año pasado, es del 51,3%, y con este aumento llegamos al 41%, con salarios promedio de 20.000 pesos

Aunque todavía no oficializaron el rechazo, todo indica que así será. Los sindicatos de base evaluarán los números en los próximos días y darán una respuesta antes de la próxima reunión, fijada para el lunes próximo tras el cuarto intermedio.

La novedad de ayer fue que el gobierno propuso blanquear la propuesta del año pasado. Pero el problema viene por el lado de la recomposición “insuficiente” para 2018.

“Lo positivo es que propusieron blanquear las sumas del aumento del 25% de 2018, que era remunerativo pero no bonificable”, aseguró De Feo. Para lo que viene, planteó que “no vamos a discutir 2019 si no cerramos 2018. El problema es que cuando miramos la inflación del año pasado, es del 51,3%, y con este aumento llegamos al 41%, con salarios promedio de 20.000 pesos. Es un golpe muy fuerte”, afirmó el gremialista.

La jornada de ayer incluyó una concentración frente al Palacio Pizzurno mientras se llevaba a cabo la reunión, donde participó, entre otros gremios, la Asociación de Docentes de la UNLP (Adulp), que pertenece a Conadu.

Desde esta confederación comunicaron que hoy habrá plenario de sus secretarios generales para definir una posición.

Los otros temas educativos que siguen en una zona de indefinición son los recortes presupuestarios y de programas socioeducativos, y el congelamiento del Progresar. “Van a ser parte de la pelea de este año”, dijo De Feo, quien añadió que “de no avanzarse en la resolución, el conflicto será mayor”.

de feo: “Especulan porque saben que tienen que discutir más cerca de las elecciones para llegar a un acuerdo en ese momento y tener una mejor imagen. No vamos a seguir ese juego”.

El año pasado el conflicto universitario se agravó tras las vacaciones de invierno. Una serie de paros y fuertes movilizaciones contra los ajustes denunciados por las comunidades educativas hicieron que el gobierno reviera su posición, aunque el aumento del 25% quedó lejos de los índices inflacionarios récord del 47,6% de 2018.

“Están utilizando esta discusión políticamente. Especulan porque saben que tienen que discutir más cerca de las elecciones para llegar a un acuerdo en ese momento y tener una mejor imagen. No vamos a seguir ese juego”, sostuvo De Feo. Y concluyó: “Nos piden esfuerzo porque la crisis es muy grande, pero ese esfuerzo no lo trasladan a otros sectores, como las empresas energéticas”.