Por Pablo Pellegrino

La inflación de febrero, según el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos, fue de 3,8% y superó los 51,3 puntos porcentuales con respecto a febrero de 2018, registros que sólo tienen parangón con los de 1991.

El número difundido por el INDEC osciló entre las mediciones privadas que arrojaban subas del 3,5% y el IPC de los trabajadores que elabora la UMET, que había medido 4% de aumento. 

Alimentos y bebidas y los servicios públicos que tuvieron aumentos fueron los rubros que lideraron las subas. En términos interanuales, desde febrero de 2018 hasta el mes pasado, Transporte es el que más aumentó (63,6%), seguido por Alimentos y Bebidas (58,3). Este último ítem agrega preocupación por ser productos de primera necesidad: en dos meses, los alimentos ya acumulan alzas de casi el 10%.

En los dos primeros meses del año, el nivel general arroja una inflación de 6,8%, que, como sucedió en los tres años anteriores, comienza a sembrar dudas respecto de las proyecciones oficiales, a pesar de que el gobierno haya reconocido que durante el primer trimestre de 2019 el registro sería alto.

Sin embargo, los movimientos del tipo de cambio de las últimas semanas podrían agregarle mayor presión a los precios para marzo.

Carne: el cuadril y la nalga son los que más aumentaron (15,6% y 15%), seguidos por paleta (14,5%), asado (12,3%) y picada común (11,4%).

Uno de los rubros que más incrementos registró y que desde hace días es noticia por la escalada de precios es la carne vacuna. De acuerdo con el detalle que brindó el INDEC, los cortes de cuadril y nalga son los que más aumentaron (15,6% y 15%, respectivamente), seguidos por la paleta (14,5%), el asado (12,3%) y la picada común (11,4%).

Para tranquilidad del gobierno, la cotización del dólar bajó este jueves por el fuerte aumento de la tasa de interés dispuesta por el Banco Central y el anuncio desde Washington que realizó Nicolás Dujovne con aval del FMI para subastar a partir de abril y hasta fin de año casi 10.000 millones de dólares por día.

El gesto del Fondo apareció cuando la divisa norteamericana comenzaba nuevamente a calentarse, pero sobre todo en un año electoral, donde mantener el dólar a raya será clave en los planes reeleccionarios de Mauricio Macri.