“Esta obra nos afecta en todo sentido: ambientalmente, hídricamente y humanamente”. El que habla es Marcos Ferrer, quien junto a sus vecinos critica la decisión de Provincia de trasladar la traza original de la autovia N° 6 desde calle 90 hacia 630. Denuncian que la autovía arrasará campos y viviendas, al tiempo que tendrá un fuerte impacto ambiental en el arroyo El Pescado.

Los frentistas están de acuerdo con que se avance con esta obra, pero respetando el trazado original. Esta ruta debería unir Puente Zárate-Brazo Largo con el Puerto La Plata, un proyecto que quedó inconcluso. El proyecto original planificaba una traza que atravesaba parte de Etcheverry, Los Hornos, Arana y Barrio Aeropuerto, en su mayoría por la calle 90. Sin embargo, la Dirección Provincial de Vialidad modificó ese circuito y lo trasladó a la calle 630, lo que generaría serios problemas a vecinos y productores frutihortícolas de la zona.

“No nos oponemos al progreso, a que el Puerto de La Plata esté unido con el de Campana. nos oponemos a un proyecto técnico lleno de problemas, de fallas, técnicamente insostenible”

“No nos oponemos al progreso, no nos oponemos a que el Puerto de La Plata esté unido con el de Campana. Es muy necesario, pero nos oponemos a un proyecto técnico lleno de problemas, de fallas, técnicamente insostenible”, explicó a Contexto Enrique Niwell, vecino del lugar.

Según estiman los vecinos, son cerca de cuatrocientas las viviendas afectadas por otras obras, entre aquellas a las que ya les llegó la notificación de expropiación y aquellas que no poseen un título, mientras que se les suman las tierras de pequeños y medianos productores. Todo esto, sin que Provincia ni el Municipio brinden una alternativa a sus propietarios.

En cuanto a las quintas, detallan los frentistas, la autovía cortaría en diagonal campos de la zona, dejando en muchos casos “parte de un lado y parte del otro”. Atravesados por una ruta de gran afluente, no podrían seguir trabajando. En este marco, los quinteros ven en riesgo sus fuentes laborales, no sólo por el corte, sino que la obra en sí podría generar una variación en la humedad del lugar, alterando las plantaciones.

El impacto ambiental va más allá, porque involucra al arroyo El Pescado, donde los campos drenan, lo que podría provocar una gran inundación en zona sur. Según advierten, la topografía de la zona es como un valle: empieza a bajar a partir de 90 hasta el punto más bajo que es el arroyo.

Los campos de Colonia La Armonía y Poblet drenan allí. La autopista va a ir paralela “haciendo un dique”, entonces “ese escurrimiento se va a perder y se van anegar los campos que actualmente drenan. Esa inundación arruinaría los campos más productivos de la zona”, explicó Niwell. 

En este marco, ven de vital importancia que la obra avance por la 90. “Queremos que se haga, porque es una obra muy importante para la zona, para el puerto y para el trabajo, pero que se haga como se tiene que hacer: por la calle 90”, consideró Ferrer. 

Cabe destacar que el arroyo El Pescado está declarado Paisaje Protegido por la propia Legislatura bonaerense, siendo uno de los pocos de la provincia que está sin contaminar, generando una flora y fauna muy apreciada por los vecinos y por deportistas que llegan al lugar.

En este marco, la Fundación Vida Silvestre se ha manifestado a favor de la posición de los vecinos y el 6 de abril realizarán una “remada” y una juntada de basura –en su mayoría, plástico de pescadores– para visibilizar la importancia del lugar, al que los frentistas quieren que se considere directamente Reserva Natural. Serán alrededor de cuatrocientos kajak los que se sumen a la jornada, según detalló Ferrer, en contra de la Ruta N° 6.