Con los alumnos en las aulas y el ciclo lectivo definitivamente iniciado después de las 72 horas de paro cumplidas, los gremios del Frente de Unidad Docente (FUDB) esperan la convocatoria a paritarias por parte del gobierno de María Eugenia Vidal, y no descartan un nuevo paro en las escuelas de la provincia.

La medida de fuerza se confirmaría el viernes en caso de que la gestión provincial no convoque a los gremios. En tanto, este jueves y viernes habrá asambleas de las bases y plenarios de secretarios generales. “Si no convocan, la medida se lleva adelante. Vamos a esperar hasta el viernes para tomar decisiones con los hechos consumados”, dijo a este medio Gustavo Salcedo, secretario gremial de Udocba.

Los otros sindicatos del Frente de Unidad (Suteba, FEB, Amet y Sadop) van a seguir el mismo camino. Es que en los dos encuentros paritarios a los que convocó Vidal no obtuvieron respuestas al principal reclamo: piden recuperar los 15,6 puntos que perdieron con la inflación del año pasado, que alcanzó el 47,6%, mientras que el aumento que otorgó la gobernadora de manera unilateral sólo llegó al 32%.

La tardanza del gobierno eleva la tensión con los gremios. Mientras tanto, el proceso inflacionario y los tarifazos de servicios y transporte profundizan el deterioro salarial.

Para presionar y apurar la convocatoria, los gremios llevarán a cabo una campaña de reclamos por mejoras en la infraestructura escolar en las sedes distritales del Ministerio de Trabajo. También habrá campaña en las redes sociales, como vienen haciendo desde enero para arribar a un acuerdo.

“Mañana (por hoy) vamos a denunciar la situación de infraestructura para que se tome conocimiento de que si no hay clases no es sólo por los paros, sino por cómo están las escuelas”, advirtió el gremialista.

Crisis de infraestructura escolar

El estado crítico de las escuelas es el otro reclamo sindical, que se recrudeció desde el año pasado tras las muertes de Sandra Calamano y Rubén Rodríguez por una explosión en la Escuela N° 49 de Moreno. Justamente en este distrito sólo empezaron las clases cuarenta de las 260 escuelas, denunciaron los gremios.

A pesar de este hecho, la gobernación no ha implementado un plan integral de inversión en infraestructura para darle seguridad a los establecimientos. Por el contrario, la campaña de Vidal con el eslogan “Cada día cuenta” se dedica a defender su gestión y responsabilizar a los gremios por la pérdida de clases, más aún luego del paro de 72 horas que postergó el inicio del ciclo escolar, que estaba previsto para el 6 de marzo.

Finalmente, las clases comenzaron esta semana, en la que los dirigentes gremiales visibilizaron en sus cuentas de redes sociales los casos de escuelas que no comenzaron por serias deficiencias edilicias.

“El temporal del 29/12/18 voló parte del techo y cielo raso, dañó aberturas y baños en la Secundaria 3 y la Primaria 8, en el paraje rural Tronconi de Roque Pérez. Todavía no repararon el daño. Además el transporte escolar no brinda el servicio. Cada día cuenta? Parece que no”, tuiteó ayer el secretario general de Suteba, Roberto Baradel.

Por su parte, desde la FEB hicieron público el caso de la Escuela Primaria N° 4 de San Vicente, donde fueron evacuados sus alumnos por una fuga de gas.