En la previa de su viaje a Cuba, Cristina Kirchner decidió explicar los motivos de su viaje a la isla con el objetivo de dar por tierra varias versiones falsas al respecto y para denunciar, una vez más, una persecución judicial contra ella y su familia, principalmente por el magistrado Claudio Bonadio.

Puntualmente, la senadora nacional confirmó que su hija Florencia, de 29 años, padece un severo problema de salud y está siendo tratada en aquel país porque «no puede permanecer sentada ni de pie por períodos prolongados de tiempo».

La expresidenta eligió subir un video en sus redes sociales para detallar el difícil momento que atraviesa su círculo íntimo:

«Mi hija, Florencia, producto de la persecución feroz a la que fue sometida, empezó a tener severos problemas de salud. El brutal estrés que sufrió devastó su cuerpo y su salud», relata en una parte del audivisual.

«Es muy terrible para una joven que la acusen de haber ingresado a una asociación ilícita el mismo día que murió su padre, sí, el 27 de octubre de 2010», agrega en otro fragmento.

A las 2:40 de esta madrugada, CFK salió del edificio de Uruguay y Juncal donde reside rumbo al aeropuerto internacional de Ezeiza. A las 4:46 despegó el vuelo CM 364 de la empresa Copa con destino a Panamá. Desde allí hará conexión hacia La Habana.

La exmandataria, aunque no tenía obligación de hacerlo, notificó al juzgado federal de Bonadio que se ausentará del país durante siete días por los problemas expuestos.

Bonadio decidió procesar a la joven cineasta en varias causas y una o más de ellas terminarán en juicio oral. «La persecución que han hecho sobre ella, y que la ha devastado, es porque es la hija de Néstor y Cristina Kirchner», asegura la exjefa de Estado.

El mensaje completo de Cristina Kirchner

Estás escuchando esto es porque, una vez más, en Comodoro Py no solo se violan los derechos de los ciudadanos y ciudadanas que somos opositores al gobierno de Mauricio Macri, sino que también se violan los derechos de nuestros hijos y de nuestras hijas.

Hemos presentado un certificado médico sobre el estado de salud de Florencia en los Tribunales, en los mismos Tribunales en los que ella, mi hija, concurrió cada vez que fue citada.

Mi hija Florencia, producto de la persecución feroz a la que fue sometida, hace ya un tiempo empezó a tener severos problemas de salud. El brutal estrés que sufrió devastó su cuerpo y su salud.

Es que es muy terrible para una joven que la acusen de haber ingresado a una asociación ilícita el mismo día que murió su padre. Sí, el 27 de octubre de 2010, ese día la acusan de haber ingresado a una asociación ilícita, por una situación que ni ella ni ninguna persona, creo, que pierde a un padre elije. Los hijos se convierten en herederos forzosos de su padre por la ley, no porque quieran serlo.

El 5 de diciembre del año pasado, Flor fue invitada al festival de cine de La Habana (Cuba), para la presentación de la película El camino de Santiago, sobre la trágica muerte de Santiago Maldonado. Flor, que estudió cine, que le encanta y es una apasionada de lo que hace, fue co-guionista de ese documental que obtuvo un premio en ese festival, y decidió hacer una consulta médica allá por el prestigio internacional que tiene el sistema de salud cubano, que como todos saben es de altísima calidad.

Allí la revisaron y le indicaron que debía comenzar un tratamiento, y terminado el festival retornó al país ese mismo diciembre, creo que el 19 o el 20, no me acuerdo cuando volvió, cuando llegó, pero fue ahí inmediatamente. En febrero volvió a viajar a La Habana, para realizar un curso intensivo para guionistas de cine que tenía lugar entre el 18 de febrero y el 8 de marzo, pero sin embargo no pudo siquiera iniciarlo, porque cuando llegó del vuelo su estado de salud se había deteriorado sensiblemente, por eso debieron evaluarla nuevamente. Fue evaluada y fue tratada y el 7 de marzo le prohibieron viajar en avión, ya que por la patología que padece no puede permanecer sentada ni de pie por períodos prolongados de tiempo.

Cuando se hizo la presentación del certificado médico ante los tribunales solicitamos lo que corresponde, la reserva que el caso amerita, para no seguir afectando todavía más su estado clínico. Sin embargo, como siempre, una vez más, vulneraron los derechos de mi hija, como siguen haciendo con los míos, con una diferencia muy grande: yo fui dos veces presidente de este país, he elegido la militancia política por formación y convicción. En cambio Florencia, mi hija, más allá de las convicciones, que las tiene, eligió otra vida, el arte y la militancia feminista. La persecución que han hecho sobre ella, y que la ha devastado, es porque es la hija de Néstor y Cristina Kirchner. Solo es por eso, porque es nuestra hija. Por eso les pido a los que nos odian, o nos ven como enemigos, les pido que se metan conmigo, pero no con ella. No más con ella, por favor.