El presidente de Colombia, Iván Duque, objetó seis artículos de la Ley Estatutaria de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), un punto clave del Acuerdo de Paz firmado entre el gobierno colombiano y la exguerrilla de las FARC-EP. La acción del mandatario fue tomada como un ataque al proceso de paz. Ahora el Senado deberá evaluar las objeciones.

Entre quienes criticaron duramente la acción del presidente colombiano se encuentran los integrantes de la Misión de Verificación de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en Colombia, quienes mediante un comunicado señalaron que “en el marco de los estándares internacionales, consideramos esencial que las decisiones sobre las objeciones presentadas por el presidente de la república aseguren que la integralidad del acuerdo final será respetada, al igual que la independencia judicial de la JEP”.

Desde la exguerrilla, hoy transformada en el partido político Fuerzas Alternativas Revolucionarias del Común (FARC), emitieron un comunicado en el que aseguraron que “Duque y su mandante Uribe apuñalan el corazón del Acuerdo de Paz”.

“Las 6 objeciones presidenciales a la Ley Estatutaria son objeciones políticas que carecen de sustento jurídico alguno. Tan evidente es esto que todas ellas han sido desestimadas por la Corte Constitucional”, señala el comunicado.

En el texto se sostiene que “con esta decisión el Centro Democrático, y en especial su portavoz y ahora Presidente de Colombia Iván Duque, incumplen el Acuerdo de Paz refrendado por el Congreso de la República en su segunda versión tras ser modificado el rechazo en plebiscito; incumplen la norma constitucional de respeto y cumplimiento del Acuerdo de Paz aprobada por Acto Legislativo 002 de 2017; incumplen las sentencias de la Corte Constitucional; e incumplen la obligación de respeto y cumplimiento del Acuerdo asumido por Colombia ante la Comunidad Internacional”.

Cepeda: “El proceso de paz en Colombia tiene vitalidad, es un proceso de lucha por construir un futuro distinto para nuestro país, y en ese camino se enfrentan dificultades y vicisitudes, pero ya en otras oportunidades se ha logrado superar esta clase de escollos”.

Diversos sectores de la política colombiana criticaron la actitud del presidente Duque. En diálogo con Contexto, el senador Iván Cepeda aseguró que “las objeciones que presenta el presidente Duque a la Ley Estatutaria de la Jurisdicción Especial para la Paz, y que serán llevadas al Congreso de la República, son un nuevo intento por debilitar el proceso de paz, por intentar golpear una de sus columnas fundamentales como es la JEP e impedir que esa Jurisdicción siga actuando”.

“En Colombia, la extrema derecha tiene temor de que se logren esclarecer crímenes que se han cometido en el último medio siglo, y ese temor se encumbra con el pretexto de que la JEP podría significar una instancia de impunidad para la guerrilla. La realidad es que es el establecimiento político el que teme la acción de esta Jurisdicción. No es el primer ataque que se hace contra la JEP y contra el Acuerdo de Paz. El proceso de paz ha recorrido un camino significativo, hay fuerzas sociales y políticas para defenderlo”, afirmó.

Cepeda sostuvo que “en Colombia hay un nuevo enfrentamiento político entre las fuerzas que queremos la paz y quienes intentan volver al pasado”.

“El proceso de paz en Colombia tiene vitalidad, es un proceso de lucha por construir un futuro distinto para nuestro país, y en ese camino se enfrentan dificultades y vicisitudes, pero ya en otras oportunidades se ha logrado superar esta clase de escollos”, concluyó el dirigente.