El ciclo lectivo empezó ayer, pero las problemáticas para el normal funcionamiento de las escuelas persiste, aunque la gestión de María Eugenia Vidal mire para el costado. Condiciones edilicias precarias y falta de nombramiento de docentes fueron los dos principales motivos que impidieron que las clases inicien efectivamente en la provincia.

Estos dos temas y la demora de la gestión bonaerense para llamar a paritaria, luego del paro de 72 horas de la semana pasada, signaron el día de punto de partida del calendario escolar 2019. Asimismo, el Frente de Unidad Docente Bonaerense pidió ayer “urgente llamado a paritaria” y calificó de “irresponsabilidad absoluta” la postura de Provincia.

Miguel Díaz (UDOCBA): «Para la Gobernadora no es prioridad la educación. Hoy en Moreno abrieron cuarenta servicios de 260. Los funcionarios mandan a sus hijos a escuelas privadas”.

Gobierno y sindicatos se vieron las caras dos veces en negociaciones paritarias durante febrero, sin acuerdo, porque los docentes se niegan a perder los 15,6 puntos de poder adquisitivo que arrastran de 2018. Con las clases iniciadas, ese escenario se volvió más complejo, porque el gobierno mantiene rígida su posición y no convoca a una nueva reunión, mientras el Frente de Unidad Docente participó de manera íntegra en los paros que postergaron el inicio escolar el miércoles pasado y que se prolongaron hasta el viernes.

En este marco, ayer los gremios le recordaron a Vidal una serie de casos sensibles de escuelas envueltas en viejos problemas edilicios que no tienen respuesta, a lo cual se suma la falta de nombramientos de cargos.

Desde Suteba realizaron ayer un rastreo para identificar qué proporción de escuelas tuvo inconvenientes para abrir sus puertas. En diálogo con Contexto, la secretaria adjunta, Silvia Almazán, señaló que el 20% de los distritos de la provincia tuvo “riesgo concreto de no inicio de clases”, sobre todo por problemas ligados a su infraestructura y falta de docentes, mientras que un 5% no ha tenido respuestas a esas demandas.

San Miguel, Mar del Plata y Moreno fueron tres de los distritos más afectados. Los dirigentes gremiales de los sindicatos publicaron en sus redes algunos de los casos donde las clases no empezaron. El secretario general de Suteba, Roberto Baradel, se refirió al Jardín de Infantes Nº 913 y a las escuelas Nº 23, Nº 48 y Nº 68 de Mar del Plata, donde la comunidad educativa salió a la calle para volver pública su situación.

En Moreno persisten los problemas edilicios y ayer tuvieron clases cuarenta escuelas sobre un total de 260, según denunció el secretario general de Udocba, Miguel Díaz, en declaraciones a Canal 26. Es un distrito donde el año pasado reinó el caos en el funcionamiento de los establecimientos educativos después de la explosión en la Escuela Nº 49 que le valió duras críticas a Sánchez Zinny e incluso pedidos de renuncia desde el sector político opositor y gremial.

Los problemas de infraestructura en las instituciones educativas son varios. Uno de estos es el no inicio o el freno en la construcción de jardines y escuelas, promesa de campaña de Mauricio Macri que terminó inconclusa producto de las subejecuciones y los recortes presupuestarios.

En este sentido, Almazán ejemplificó con el caso del Jardín de Infantes Nº 947 de Florencio Varela, cuya obra está parada desde hace tres años. “Estos problemas provocan superpoblación áulica. Tenemos cursos por fuera de la normativa en cuanto a la cantidad de alumnos que tienen que tener, con más de cincuenta e incluso con sesenta alumnos por aula”, puntualizó.

Así ocurrió con otras tantas instituciones. Un informe de Ctera reveló que en 2018 sólo se construyeron 150 de las 3.043 aulas previstas en el marco del plan de construcción de aulas que suplantó al de jardines, que quedó como una de las grandes mentiras de campaña de Cambiemos en 2015.

Ese mismo informe señaló que en los dos últimos años se subejecutaron partidas por 7.775 millones de pesos, y detallaron que con esos montos se podrían haber construido 540 jardines o 3.000 aulas. Y para este año el panorama es más desalentador, ya que el Presupuesto 2019 recorta en un 75% la cantidad de construcciones con respecto al del año pasado.

Silvia Almazán (SUTEBA): «Nos tienen que convocar urgentemente. El gobierno no dio señales, por eso vamos a convocar a asambleas de escuelas para ver qué acciones vamos a seguir».

Con las clases iniciadas de modo parcial, en los próximos días habrá un fuerte reclamo de los gremios para que se llame a paritarias a fin de resolver la cuestión salarial y de condiciones edilicias. Habrá asambleas donde podría tomar forma un nuevo paro. En la agenda también pesan los pedidos de mayor inversión para los comedores escolares, cuyos montos son de apenas veinticuatro pesos por alumno.

“No tenemos novedades de llamado a paritarias. Nos tienen que convocar urgentemente. El gobierno no dio señales, por eso vamos a convocar a asambleas de escuelas para ver qué acciones vamos a seguir. Vidal tiene que tomar la decisión: o resuelve el conflicto o su falta de respuesta expresa que le quiere dar continuidad, como pasó el año pasado”, concluyó Almazán.