En una nueva fecha del Día de la Mujer, una multitud de mujeres paró sus actividades y copó las calles de todo el país para desarrollar el Paro Internacional y Plurinacional de Mujeres, Lesbianas, Travestis, Trans, Bisexuales, No Binaries, Gordes e Intersex de la clase trabajadora.

La concentración principal fue en la Plaza de los Dos Congresos, donde un centenar de organizaciones del movimiento feminista y miles de participantes colmaron la ciudad para decirle, una vez más, No a la violencia machista. Desde allí marcharon hacia Plaza de Mayo, donde tuvo lugar el discurso final, al culminar la tarde.

El contexto encontró a la convocatoria con cifras alarmantes: en 2018 hubo 273 femicidios en el país (uno cada 32 horas) según el Observatorio Adriana Marisel Zambrano. En tanto, datos del Ministerio Público Fiscal evidenciaron 102 femicidios sólo en la provincia de Buenos Aires durante el último año. En lo que va de 2019, hubo 48 femicidios y 16 trans/travesticidios en 67 días.

“Paramos porque las mujeres, lesbianas, travestis, trans, no binaries, gordes e intersexs no tenemos futuro con el modelo económico de Mauricio Macri y les gobernadores ajustadores junto a las iglesias no tenemos futuro. Paramos porque organizades decimos bien fuerte: Basta de violencia machista en todos los ámbitos, basta de trata, basta de femicidios, travesticidios, transfemicidios y crímenes de odio”, fue una de las consignas principales del extenso documento leído en el acto central en CABA.

“Paramos porque organizades decimos bien fuerte: Basta de violencia machista en todos los ámbitos, basta de trata, basta de femicidios, travesticidios, transfemicidios y crímenes de odio”

El discurso, que repasó las principales preocupaciones sociales, económicas, políticas y culturales del movimiento de mujeres, hizo un fuerte hincapié en el vaciamiento del Estado y las políticas públicas encabezado por Mauricio Macri, a quien criticaron con fuerza. El documento oficial fue leído por referentes de distintos sectores: sindical, estudiantil, colectivo trans, pueblos originarios, derechos humanos, incluyendo a la Madre de Plaza de Mayo Taty Almeida.

“Es maravilloso ver la herencia de lo que sembraron nuestros hijos, tanta juventud reunida”, disparó Almeida como puntapié inicial para la lectura.

“Paramos porque el ajuste de Macri y les gobernadores ajustadores pauperiza nuestras vidas y el presupuesto del FMI votado por el Congreso dice que nuestras vidas valen menos que un boleto de colectivo”, expresaron. Minutos antes de realizarse la lectura del documento remarcaron que tanto Macri como Horacio Rodríguez Larreta pusieron trabas para que “no se armara el escenario principal”, que incluyeron extorsiones de la Policía de la Ciudad, que “pidieron coima para permitir el armado del escenario”.

“Paramos porque el ajuste de Macri y les gobernadores ajustadores pauperiza nuestras vidas y el presupuesto del FMI votado por el Congreso dice que nuestras vidas valen menos que un boleto de colectivo”

La marcha que partió del palacio del Congreso avanzó hasta 9 de Julio y se dividió en tres grupos para el ingreso a Plaza de Mayo. Por el lado de Diagonal Sur avanzaron todas las agrupaciones del sector sindical, mientras que por Diagonal Norte ingresaron todas las agrupaciones del movimiento estudiantil de secundarios y universitarios, y más atrás los partidos políticos. Por Avenida de Mayo, en tanto, avanzó la marcha principal, encabezada por la Campaña por el aborto seguro, legal y gratuito, organizaciones trans, migrantes y originarias, entre otras.

La lectura prosiguió: “Paramos contra la Reforma Laboral nacional o sectorial y contra la Reforma Previsional, que afectan nuestro presente y nuestro futuro, pauperizándonos y feminizando aún más la pobreza en nuestro país, profundizando la injusticia social y condenando a todes les trabajadoras y trabajadores a una deuda ilegal, ilegítima y fraudulenta”.

Cabe señalar que el espíritu del acto central atravesó las vulneraciones que viven tanto las mujeres como todo el colectivo LGTTTBIQ, además de las identidades de pueblos originarios y afrodescendientes. En ese sentido, se repasó la lucha que encarnan “ante la avanzada de ciertos sectores neofascista en Latinoamérica y en el mundo” que atenta contra “las vidas y nuestros derechos humanos”.

En tanto, hubo un ineludible recordatorio a la fuerza adquirida por la discusión de la Ley de IVE que el año pasado logró su media sanción en el Congreso, cuya aprobación se volvió a exigir ayer, junto a la plena implementación de la ESI en las escuelas.

En tanto, la propia Cristina Fernández de Kirchner saludó a la manifestación a través de las redes sociales. “Parafraseando a una publicidad muy vieja de cigarrillos, en este día podemos decirle al colectivo feminista argentino: han recorrido un largo camino muchachas. La profundización del cambio cultural logrado demandará más fuerza y unidad. No lo duden ni un instante”, expresó la Senadora.

 

Entre las consignas también estuvo presente el pedido por aparición con vida de Johana Ramallo como también de María Cash y “el esclarecimiento de todos los casos existentes”.

“Despedidos y despedidas de Pilkington, SIAM; trabajadores del Hospital Posadas, Canale Cofco, INTI e Interpack, Pedidos Ya, Coca Cola y Casa de la Moneda. Expresamos toda nuestra solidaridad con les trabajadores de Fate, MadyGraf, CONEA, Praxair-Linde, Telecom, Telam, C5N y les trabajadores de prensa y todes les trabajadores de la salud.”

El acto culminó con la lectura del documento oficial, que tuvo lugar a las 20 hs. El paro de mujeres que se hizo sentir en todo el país demostró, una vez más, que Argentina sigue marcando el límite a la violencia machista.