Docentes de todos los niveles educativos se manifestaron por la apertura de la paritaria nacional que el gobierno de Mauricio Macri mantiene cerrada desde 2017 y que derogó en enero de 2018. Fue a través de un paro que incluyó una multitudinaria movilización hacia Plaza de Mayo.

El paro fue convocado por los gremios Ctera -el de mayor alcance a nivel nacional-, los privados de Sadop y los universitarios de Conadu. La de ayer fue la primera jornada de un paro de 72 horas que postergó para la semana próxima el inicio de las clases.

De la medida de fuerza participaron los gremios que integran el Frente de Unidad Docente Bonaerense (Suteba, FEB, Udocba, AMET y Sadop), quienes ratificaron su rechazo a la propuesta salarial de la gobernadora María Eugenia Vidal.

Alesso: «Estamos nuevamente en las calles para exigir respuestas, estamos en la calle juntos para decirle al gobierno que queremos paritaria nacional docente”.

«Estamos nuevamente en las calles para exigir respuestas, estamos en la calle juntos para decirle al gobierno que queremos paritaria nacional docente”, sintetizó Sonia Alesso, secretaria general de Ctera, en referencia al principal reclamo docente. “Estamos aquí para decirles que aunque no quieran verlo, aunque no quieran escucharlo, nuestros pibes y pibas llegan con hambre a la escuela”, añadió durante el acto central en Plaza de Mayo.

“Que aumentó la pobreza, que no podemos ser indiferentes al dolor. Nos quieren callados, nos quieren arrodillados, nos quieren disciplinados”, continuó.

Es el tercer ciclo lectivo consecutivo en el que el gobierno de Mauricio Macri no llama a la paritaria nacional, instancia en la que los sindicatos negocian temas claves de la agenda educativa, como el piso salarial, programas de capacitación y fondos especiales para las provincias con menores recursos financieros, entre otros. El gobierno eliminó la paritaria, que existía desde 2006 tras la sanción de la Ley de Financiamiento Educativo, que establecía al Estado como garante en su rol de sostener la educación.

“Le pedimos al gobierno que nos convoque a paritarias, a una paritaria de la que nos ha excluido sin argumento alguno”, reclamó María Lazzaro, secretaria general de SADOP, otra de las oradoras en el escenario ubicado a espaldas de la Casa Rosada.

En reemplazo de la paritaria, el Ministerio de Educación que conduce Alejandro Finocchiaro había fijado el salario inicial en 12.500 pesos, y ante el conflictivo panorama que se había presentado antes del inicio de clases, la semana pasada lo elevó a 15.000 pesos. Así y todo, los gremios aseguran que es insuficiente mientras una familia tipo necesita más de 26.000 pesos para no ser pobre, según datos oficiales.

Con esta modalidad, hasta el momento sólo seis distritos llegaron a acuerdos paritarios con sus gobernaciones. Son los casos de Neuquén, Misiones, Mendoza, Chubut, Santiago del Estero y Tucumán.

El reclamo de los gremios bonaerenses

Los cinco gremios del FUDB engrosaron la marcha que avanzó por Avenida de Mayo, con mensajes contra la política educativa del gobierno de María Eugenia Vidal. Los sindicatos rechazaron la última propuesta que acercaron los ministros porque no incluye una recuperación de la pérdida de poder adquisitivo de 2018, del orden del 15,6%, para aquellos docentes con antigüedad.

«En la provincia tenemos el problema de que en 2018 perdimos dieciséis puntos de poder adquisitivo. La propuesta del gobierno es darles a los que recién se inician. Los que tienen antigüedad reciben muy poco y se achata la escala salarial», afirmó Roberto Baradel, titular de Suteba, el gremio de mayor representación en la provincia.

Baradel: «En la Provincia tenemos el problema de que en 2018 perdimos dieciséis puntos de poder adquisitivo. La propuesta del gobierno es darles a los que recién se inician».

«El otro reclamo que llevamos a las autoridades es el de escuelas seguras. En Buenos Aires, después de la escuela de Moreno, hubo mil escuelas sin clase por problemas de infraestructura durante dos meses”, agregó el gremialista en declaraciones a los medios durante la movilización.

Desde Suteba apuntaron que la adhesión al paro fue “masiva”, de alrededor del 90%. Por su parte, desde Provincia salieron a cruzar a los gremios y señalaron que la participación fue del 38%. En este marco, el ministro de Trabajo, Marcelo Villegas, comunicó que los docentes que no fueron a las escuelas recibirán descuentos, postura que ha adoptado Gobernación ante cada huelga.

«Es una política que establecimos y comunicamos a los docentes en diciembre de 2015, cuando no habíamos tenido un sólo día de conflicto. No es una novedad, ha sido así y así será mientras estemos a cargo», dijo el ministro en diálogo con Canal 13.

La medida continuará hoy y concluirá mañana, cuando los gremios docentes adhieran al paro internacional de mujeres.