Por Rocío Cereijo

El intendente de Bahía Blanca, Héctor Gay, fue repudiado durante la señalización del ex centro clandestino de detención (CCD) que funcionó en la sede de Prefectura Naval Argentina de la localidad Ingeniero White durante la última dictadura cívico-militar. Ante el grave retroceso de las políticas de memoria, verdad y justicia y el negacionismo del jefe comunal -quien habló de los “enemigos internos” que quieren “subvertir los valores” a meses de su asunción-, los organismos de derechos humanos se negaron a descubrir el cartel con su colaboración y tuvo que marcharse antes de que finalizara el acto por el rechazo generalizado.

La jornada contó con la participación de familiares, compañeros y amigos de detenidos-desaparecidos, la agrupación H.I.J.O.S., la Red por el Derecho a la Identidad, la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH) y otras organizaciones políticas. En el marco de la causa caratulada “Fracassi, Eduardo René y otros sobre privación ilegítima de la libertad” que tuvo su sentencia en marzo de 2016, se probó que en este sitio hubo detenidos desaparecidos durante la última dictadura cívico-militar.

Por los testimonios de sobrevivientes y otras pruebas materiales con las cuales se condenó a veintidós genocidas, se pudo saber que la mayoría de los secuestrados eran trabajadores del puerto de Ingeniero White, de los gremios SUPA, del ferrocarril, de la Junta Nacional de Granos, y también los empleados secuestrados de la Central Termoeléctrica DEBA, además de vecinos y vecinas sin ninguna afiliación gremial o política.

“Para nosotros fue una sorpresa que alguien que jamás se interesó por nuestra lucha se hiciera presente”, dijo la referente de H.I.J.O.S. Bahía Blanca, Alejandra Santucho, en relación con la presencia de Héctor Gay. Y agregó: “Nos tomó por sorpresa porque nunca demostraron ningún interés, sino más bien todo lo contrario: ni por los juicios, ni por las víctimas, ni por los organismos de derechos humanos”.

En relación con este punto, agregó que desde la Mesa x el Juicio y el Castigo “lo que menos esperábamos es que alguien que nunca estuvo participe de un acto donde se reivindica la lucha de los 30 mil compañeros y compañeros desaparecidos”.

LA MEMORIA NO SE MANCHA

LA MEMORIA NO SE MANCHA30000 compañeras y compañeros desaparecidos PRESENTES

Publicado por Polo Social Bahia Blanca en Miércoles, 6 de marzo de 2019

El intendente oficialista no acudió a ninguna audiencia de los seis juicios por crímenes de lesa humanidad que se llevaron y continúan llevándose a cabo en Bahía Blanca desde 2011 y fue empleado, hasta su asunción, del multimedia que encabezaba el exdirector del diario La Nueva Provincia, Vicente Massot, quien es investigado por su participación en el plan sistemático de desaparición, tortura, apropiación y exterminio.

Cabe destacar que este medio gráfico no sólo instaló un discurso de odio ante las y los militantes políticos y sindicales que fueron víctimas del genocidio, sino que también publicó artículos con informaciones falsas impulsadas por las Fuerzas Armadas locales, historietas y crucigramas reivindicando al nazismo, además de ser reconocido como un “valioso auxiliar” por el represor exjefe de la subzona militar 51, Acdel Vilas.

Además, durante el acto de celebración del 25 de Mayo en 2016, Gay sostuvo que había “enemigos internos” y pidió cuidar a la ciudadanía de quienes pretendían “subvertir los valores y adueñarse de nuestros ideales y de nuestra juventud”, al igual que el discurso presente en los manuales y directivas de inteligencia que las Fuerzas Armadas impulsaron para llevar adelante el plan criminal durante la última dictadura (el Plan de Capacidades Internas de la Armada Argentina -Placintara-, la Directiva 1/75, la Directiva Antisubversiva COAR N° l “S”/75, entre muchos otros).

Santucho también recordó la ausencia del gobierno municipal durante el escrache al genocida Walter Tejada (quien incumple con el beneficio de la prisión domiciliaria tras haber sido condenado en dos juicios por crímenes de lesa humanidad) el 1° de diciembre pasado. “Durante la movilización hacia la casa nosotros íbamos cortando la calle”, afirmó sobre la falta de agentes de tránsito que resguardaran a los ciudadanos. Al mes siguiente, las pintadas realizadas sobre el asfalto donde se marcaba el domicilio del represor Tejada fueron cubiertas por brea y se ocultó el reclamo de los organismos de derechos humanos.

Miguel Antonio Ginder padre y Miguel Antonio Ginder hijo, abuelo y tío de Santucho, estuvieron secuestrados en el ex CCD señalizado “en el marco de la búsqueda de mis viejos (Catalina Ginder y Rubén Heldy Santucho, ambos asesinados durante la última dictadura)”, recordó la militante de H.I.J.O.S. “Mi abuelo tuvo un infarto ahí mismo y lo llevaron al Hospital Municipal. A mi tío lo tienen secuestrado tres meses en los calabozos del puesto 1 de la Base Naval Puerto Belgrano, donde estuvo tres meses encapuchado y esposado”, agregó. Miguel Antonio Ginder hijo estuvo presente en el acto y fue una de las personas que se negó a descubrir el cartel de señalización de la ex sede de la Prefectura Naval Argentina junto a Héctor Gay, quien se marchó tras este episodio.