Por Pablo Pellegrino

El juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla, resolvió este miércoles continuar al frente de la investigación por el escándalo que involucra al falso abogado Marcelo D’Alessio y al fiscal Carlos Stornelli a pesar de los diversos pedidos de inhibición y conflictos de competencia que plantearon desde Comodoro Py en torno a la causa.

“No existe otra alternativa para el suscripto que continuar con la totalidad de la investigación y proseguir con el trámite de la presente, máxime cuando existen personas detenidas respecto de las cuales no se ha resuelto su situación procesal y la inactividad puede ocasionar un perjuicio para la investigación e incluso un riesgo para aquellas personas que pudieron ser objetivos/víctimas de esta organización”, dice el juez de Dolores en su escrito.

El magistrado desestima así los pedidos del juez federal de Comodoro Py, Julián Ercolini, que había reclamado el expediente tras la denuncia que Stornelli presentó contra D’Alessio; el del fiscal de Dolores, Juan Pablo Curi, que también había manifestado que era competencia de la Justicia capitalina; y del defensor de Carlos Stornelli, Roberto Ribas, que también solicitó que el juez se inhiba de continuar la investigación.

Luego de enumerar los conflictos de competencia planteados en el expediente, empezando por el de Ercolini, Ramos Padilla sostuvo que “son muchas las posibles hipótesis vinculadas con las cuestiones de competencia planteadas, que a título de simple ejemplo se señalan para darle mayor claridad a las partes que se deberán expedir en torno a los planteos reseñados; entre las que ni siquiera es posible descartar la posibilidad de que intervenga la Corte Suprema de Justicia de la Nación”.

En cuanto al pedido de Ercolini, que cinco días después de que trascendiera el escándalo fue quien recibió la denuncia del fiscal contra el extorsionador D’Alessio, el magistrado de Dolores afirma: “Es dable indicar que si bien se reclama la acumulación por supuesta conexidad objetiva entre dos expedientes en los que una misma persona resulta imputada en uno y denunciante en el otro (por Stornelli); lo cierto es que no se aclara si lo que se pretende es arrogarse el conocimiento e investigación parcial de los hechos vinculados exclusivamente a la extorsión a Pedro Etchebest, aquellos otros que incluirían la participación del Fiscal Carlos Stornelli; o todos aquellos que forman parte de los distintos planes delictivos de la asociación ilícita investigada y que aún no ha sido siquiera objeto de una mínima delimitación”.

Precisamente, la delimitación es lo que Ramos Padilla destaca en su escrito, en el que advierte que la causa se encuentra en una etapa preliminar y que no se ha determinado todavía el objeto de la investigación. “Es indudable que aún se está en la etapa primigenia del proceso investigativo en la que, a partir del análisis de los documentos y la prueba recogida, nos hallamos en el desarrollo progresivo de la delimitación del objeto de investigación”, precisa en su resolución.

Por su parte, el fiscal Stornelli, que había sido citado por el juez para declarar este jueves, presentó dos escritos en los que pide el apartamiento del juez Ramos Padilla y la nulidad de la causa, y confirma que no se presentará en la indagatoria. Según la defensa del fiscal de la causa de las fotocopias, “de la simple lectura de su fallo” se observa “una clara pérdida de objetividad”.

“Debo alertar, y vaya que ha provocado mi inicial desazón, la envergadura de las arbitrarias y tendenciosas valoraciones que su señoría ha efectuado en esta causa, sobrellevada en derredor de la forzada interpretación de conversaciones y audios de los que mayormente soy ajeno, con el fin de involucrarme en lo que usted llama ‘operaciones de inteligencia y acción psicológica sobre personas o de permitir o instar el despliegue de mecanismos extorsivos o coactivos ilegales con fines investigativos”, sostiene Stornelli.

Fantino y Manguel citados como testigos

Los periodistas Alejandro Fantino y Romina Manguel, ambos del programa Animales Sueltos que se emite por el canal América, fueron convocados por el juez de dolores para declarar en calidad de testigos, luego de haber descubierto en la casa de D’Alessio (que formó parte del programa) carpetas y archivos de inteligencia de los cuales fueron objeto los periodistas.

Durante uno de los allanamientos en la casa del extorsionador se encontraron documentos de inteligencia rotulados como “Operación Fantino”, con información del conductor. De acuerdo con esos informes, era el periodista de Clarín y también columnista de Animales Sueltos, Daniel Santoro, quien le brindaba información que también era remitida a otro de los imputados por la red de espionaje ilegal, el excomisario Ricardo Bogoliuk, señalado como agente de la AFI.

Por otro lado, en la misma resolución en que cita a los periodistas, Ramos Padilla solicitó en carácter urgente que el Ministerio de Seguridad informe sobre cuál fue el rol de D’Alessio en los operativos de seguridad montados para la realización de la cumbre del G-20 en Buenos Aires, como así también de la extradición y detención de Ibar Pérez Corradi, condenado por contrabando de efedrina.

El escándalo llega al Congreso

La Comisión Bicameral de fiscalización de los organismos y actividades de inteligencia recibió este miércoles la información enviada por Alejo Ramos Padilla que había sido solicitada en el marco de la investigación.

La Comisión, presidida por el senador radical Juan Carlos Marino, recibió un escrito de nueve páginas donde el magistrado resume las casi mil fojas que componen la información documental extraída de la causa por actividades de inteligencia ilegal en la que están imputados Marcelo D’Alessio y el fiscal Stornelli, entre otros.

Luego de que la documentación ingresara para ser analizada por los miembros de la Bicameral, los diputados Leopoldo Moreau y Rodolfo Tailhade pidieron a Marino que el juez de Dolores sea invitado a exponer en un plazo no mayor a las 48 horas.