Gastón Castagnetto, presidente del bloque de concejales de Unidad Ciudadana, habló con Contexto tras el 76° inicio de sesiones ordinarias del Concejo Deliberante encabezado por el intendente Julio Garro. Desde la oposición sostuvieron que el texto leído por el jefe comunal tenía numerosas falacias.

¿Qué balance puede hacer del discurso de Julio Garro?
Es un año más lleno de mentiras, con la particularidad de que es el último de esta gestión. Tuvimos que escucharlo decir mentiras sobre los destinos del Fondo Educativo desde 2005. La gente tiene que saber que la plata empezó a llegar a los municipios a partir de 2013. Venimos denunciando sistemáticamente la falta de ejecución de este Fondo durante los últimos tres años de gobierno porque ha sido uno de sus principales errores no haberlo ejecutado. Y tuvimos que escuchar que en el discurso de apertura diga que este es el municipio que más ha invertido en educación.

Quizá la gobernadora diga que hizo tres mil jardines y ante tanta corporación mediática pase de largo. Pero la gente sabe en la calle que la plata no alcanza, que las escuelas se caen a pedazos, que las clases no van a arrancar.

Quizá la gobernadora diga que hizo tres mil jardines y ante tanta corporación mediática pase de largo. Pero la gente sabe en la calle que la plata no alcanza, que las escuelas se caen a pedazos, que las clases no van a arrancar, que no se pueden pagar las tarifas de luz, que no se puede llegar con la comida a fin de mes, que los alquileres son cada vez más altos, que los salarios son cada vez más bajos y que, una vez más, vamos a tener paritarias por debajo de la inflación.

Garro mencionó que el Servicio Alimentario Escolar mejoró en el último período. ¿Qué opina al respecto?
Todo lo contrario. Hemos visto que antes había ochenta proveedores que se encargaban de cubrir las diferentes escuelas, todos locales, por lo cual era mucho más directo el contacto ante un producto en mal estado. Pero este gobierno decidió que los proveedores fueran sólo una vez por semana a las escuelas, dejando pedazos de carne sin cortar en escuelas donde no había cocina, llevando menos mercadería de la que se necesitaba, frutas en mal estado y otras cosas que demuestran una carencia de conocimiento. Con la comunidad educativa hemos logrado que esto se corrigiera. Pero tenemos el ejemplo de otros municipios, como el de Almirante Brown, donde el intendente Mariano Cascallares puso a disposición una aplicación donde los docentes y los chicos pueden evaluar. Parece ser que esa transparencia de la que hablan mucho nunca se ve.

¿Qué acciones tomarán de cara a las elecciones?
Estas mentiras tienen patas cortas y la gente lo va a demostrar en las elecciones de este año. Nosotros entendemos que hay otro camino, que no es el del ajuste la opresión sobre los sectores que más necesitan, sino el de un Estado que redistribuya los ingresos para poder tener condiciones de vida dignas para todos y todas.

Podemos ser más o menos jóvenes, pero hay algo de lo cual no tenemos dudas: cada vez que el Fondo Monetario Internacional ingresó en el país las consecuencias siempre fueron terribles. Tenemos la responsabilidad, este año, de construir una alternativa superadora a lo que hemos visto a lo largo de estos años. Vamos a demostrar que hay otro camino que es mejor y que no vamos a cometer los errores del pasado.

¿Qué impacto tiene el creciente cierre de comercios en la ciudad?
A nivel nacional cerraron más de 60 mil comercios, sumado a la caída de la industria. A nivel local habíamos tenido un repunte, sobre todo cuando fue la nivelación de las compras y ventas de los inmuebles. Pero hoy estamos en un 45% de caída en el comercio inmobiliario y en la construcción, con más de 13 mil puestos de trabajo perdido. Hay un problema mucho más grave aún que es la pérdida de la capacitación.

La Plata tiene condiciones de sobra para reflotar. Como sector político, tenemos muy buena relación con los comercios, con las cámaras, con las industrias, y creemos que es importantísimo sentarnos en una mesa amplia para trabajar en conjunto.