Por Pablo Pellegrino

A pesar de remarcar que este es su último año de mandato y augurar un buen pasar para quien la suceda, María Eugenia Vidal inauguró un nuevo período legislativo con un discurso que reflejó el clima electoral que ya se vive en el país y los planes de continuidad de Cambiemos en la provincia.

Cerca de las 15 hs, y secundada por los presidentes de ambas Cámaras, Daniel Salvador y Manuel Mosca, Vidal comenzó su balance de gestión que duró casi una hora en una Legislatura completamente blindada por el fuerte operativo de seguridad que cercó todos los ingresos al recinto.

“Hace tres años en este mismo lugar les dije que la provincia dolía y les prometí un cambio profundo”, dijo luego del saludo protocolar a las autoridades presentes, y comenzó a enumerar los cambios implementados desde 2015. “Más allá de los logros y de lo pendiente, la respuesta más importante es una sola: cambiaron los bonaerenses”, manifestó.

La mala imagen de Mauricio Macri de cara a las próximas elecciones explican gran parte del discurso de la gobernadora que, a pesar de la crisis, mantiene una alta adhesión: en cada uno de los “cambios” que enumeró, trató de dar impulso a la figura de Macri, respaldando el apoyo del gobierno nacional. “El compromiso del presidente con la provincia no fue por cadena nacional”, sostuvo en ese sentido, y añadió: “Las cosas que lo reflejan son concretas, quedan para siempre y son para los vecinos. Estuvo con nosotros dando las peleas y las discusiones difíciles que había que dar”.

Por otro lado, destacó el trabajo de la Legislatura en “leyes que hace tres años eran impensadas”, entre las que nombró la Ley de Paridad de Género, la que impide las reelecciones indefinidas en los municipios, y pidió que sigan avanzando con las leyes de Extinción de Dominio y la de Alquileres. También pidió acompañamiento para el nuevo Código Procesal Penal.

“El próximo gobierno va a encontrar un Estado con cuentas ordenadas, capacidad para invertir e información pública que sirva para trazar objetivos a largo plazo”, manifestó. Además consideró que en estos tres años “pasamos de una provincia que tenía un gran nivel de déficit en el presupuesto a una que puede afrontar sus obligaciones y sólo se endeuda para invertir en obras”.

Vidal dedicó un capítulo especial a la puja salarial que los trabajadores de la educación mantienen con el gobierno bonaerense, y trató de dividir aguas entre los docentes y los gremios. “Durante el último tiempo muchos de ustedes se vieron perjudicados por el conflicto que hemos tenido con los gremios. Quiero pedirles perdón si en algún momento sintieron que nos equivocamos”, manifestó en esa línea.

Vidal trató de dividir aguas entre los docentes y los gremios. “Quiero pedirles perdón si en algún momento sintieron que nos equivocamos”, dijo.

“La eliminación de los impuestos provinciales en las tarifas de luz, agua y gas; los descuentos en compras a supermercados a casi un millón de bonaerenses en 2018; el Boleto Estudiantil a medio millón de chicos para ayudarlos a que lleguen a la escuela o la universidad; los productos a precios más bajos en mercados de veintitrés municipios; la ayuda económica y créditos a los que accedieron más de 60 mil pymes; son políticas que vamos a sostener”, dijo la gobernadora, y añadió: “Defender lo público no es un discurso, una marcha, una remera o un escrache: es haber sostenido un Estado que estaba quebrado”.

Otros de los ejes a los que más tiempo les dedicó fueron seguridad y obras. La “lucha contra las mafias” y el narcotráfico fueron destacadas por Vidal, que también enfatizó la “depuración” en las fuerzas de seguridad.

“Fue un discurso alejado de la realidad”

“Al igual que el discurso del presidente Macri, tenemos un dejo de tristeza porque están viviendo en Melmac, el planeta de Alf, no es la realidad a la cual se enfrentan los argentinos y los bonaerenses todos los días”, dijo el senador de Unidad Ciudadana Juan Manuel Pignocco a la salida del acto. “No pudimos ni siquiera esbozar un aplauso porque la mayoría de las cosas o eran propagandísticas o absolutamente mentira”, agregó.

Consultado por Contexto, el legislador definió como una “mentira garrafal” que, como había dicho la gobernadora minutos antes, la deuda se utilizaba para obras. “Si uno ingresa a la web del Ministerio de Economía va a ver que al 2020 los vencimientos de deuda van a ocupar arriba del 70% del Producto Bruto Geográfico, es la primera vez que se da vuelta la composición de la deuda: es mayor la deuda en moneda extranjera que la que se tomó en pesos”, dijo.

Sobre las expresiones en torno al conflicto docente, Pignocco sostuvo que “es parte de la ideología de Cambiemos de que no exista un movimiento obrero organizado y de echarle la culpa a los dirigentes sindicales, cuando en realidad hay un conflicto primario de los docentes que así no pueden vivir”. “La pérdida del poder adquisitivo del salario alcanza el 18%, entonces, querer separar y diferenciar al movimiento sindical de los docentes es algo que a esta altura no cabe”, agregó.

Sobre este punto, el vicegobernador de la provincia, Daniel Salvador, fue más lejos aún que la propia Vidal. “La propuesta que se ha hecho es realmente importantísima, ata el salario a la inflación y abre los oídos en relación al reclamo por el 2018; se ha hecho una propuesta que no puede tener como respuesta que los chicos no vayan a clase”, dijo.

“Los hechos hablan más que las palabras; ha hecho una descripción extraordinaria de las cosas que se han hecho y que ve la gente”, dijo sobre el discurso de la gobernadora, y afirmó: “No son promesas, en todo caso, la promesa es profundizar lo que se ha hecho”.

Florencia Saintout, presidenta del bloque de diputados de Unidad Ciudadana, cuestionó los datos sobre infraestructura que Vidal enumeró e indicó que “durante sus tres años de gestión, el presupuesto provincial para infraestructura escolar bajó un 38%, y en 2018 más de ochocientas escuelas estuvieron cerradas”. “En los últimos meses los techos se cayeron, hubo falta de insumos y hasta operaciones hechas con la luz de celulares”, dijo sobre la infraestructura sanitaria, también destacada en el discurso de la gobernadora.

Saintout: “durante los tres años de gestión de vidal, el presupuesto provincial para infraestructura escolar bajó un 38%. y en 2018 más de ochocientas escuelas estuvieron cerradas”.

“Cambiemos cuenta un país, una provincia y una ciudad que no existen”, dijo la diputada platense. En la previa a la sesión, había señalado: “Vidal mintió cada año en el inicio de sesiones. No sabemos cuáles serán las mentiras de este año, pero sabemos que van a ser las últimas”.

Lisandro Bonelli, diputado provincial del Frente Renovador, evaluó que el mensaje de la gobernadora “fue un discurso de campaña”. “Cuando asumió, Vidal dijo que le dolía la provincia de Buenos Aires, y tres años después hay muchos bonaerenses que han perdido su trabajo, todos los días nos enteramos de la triste noticia de que cierra una pyme o una fábrica”, dijo, y concluyó: “Esa es la provincia que tenemos hoy y los problemas que debe resolver”.

Teresa García, presidenta del bloque de senadores de Unidad Ciudadana, coincidió en que “fue un discurso muy alejado de la realidad de la gente” y analizó que “en la provincia cada día que pasa las familias están más angustiadas por la inflación, las tarifas y el desempleo”. “2.500 personas perdieron su trabajo esta semana. ¿Qué va a hacer el gobierno? Tampoco hubo palabras para esos hogares, ni para las pymes ni para los jubilados”, manifestó.