Fotos: Eva Cabrera

En la segunda reunión del año por la paritaria docente no hubo acuerdo y el inicio del ciclo escolar se mantiene incierto en la provincia de Buenos Aires. Los sindicatos señalaron que “no hay recomposición salarial” con respecto a la pérdida de 2018 y en los próximos días podrían confirmar un paro.

Este miércoles el gobierno incorporó a su oferta anterior una suma de 1.700 pesos para los maestros y maestras de grado iniciales que cobrarían a partir de abril. Eso llevaría el piso del salario mínimo a 18.500 pesos, que hoy es de 16.500. El Frente de Unidad Docente Bonaerense (Suteba, FEB, Udocba, Amet y Sadop) rechazó la oferta porque no contempla las demás escalas salariales.

“No hay propuesta de aumento salarial, hay una consolidación de la pérdida de poder adquisitivo del año pasado”, definió el secretario general de Suteba, Roberto Baradel.

La paritaria entró en cuarto intermedio. 

En la reunión que se llevó a cabo en el Ministerio de Economía estuvieron presentes los secretarios generales de los cinco gremios del FUDB y los ministros de Educación, Economía y Trabajo, Gabriel Sanchez Zinny, Hernán Lacunza y Marcelo Villegas.

En la primera negociación del 13 de febrero, el gobierno planteó que los aumentos de 2019 sean de acuerdo con el avance de la inflación que marca el INDEC, y que la actualización sea mensual los primeros tres meses y luego trimestral hasta fin de año.

Los docentes dieron el visto bueno a esa iniciativa, pero pidieron una “propuesta integral” para “todos los docentes” que contemple la pérdida de 15,6 puntos del año pasado, producto de una inflación del 47,6% que superó el aumento del 32% que firmó la gobernadora María Eugenia Vidal por decreto.

Ante esa diferencia, lo nuevo que presentó el gobierno ayer fue elevar el piso del mínimo para maestros y maestras sin considerar los otros cargos, por lo que sería alcanzado sólo el 20% de la planta docente de la provincia. Y en segundo lugar, para este año, añadió una suma del 5% a pagar en enero de 2020 como adicional a la inflación que marque el INDEC para el corriente año.

Baradel: “La propuesta con mucha suerte le empata a la inflación, pero a partir de consolidar una pérdida de poder adquisitivo de casi el 16%, por eso la rechazamos”.

“La propuesta de 2019 es seguir a la inflación relativamente, porque los primeros tres meses son mensuales pero después es trimestral, y entonces los dos primeros meses de esos trimestres se pierden, o sea que ese 5% no llega siquiera a compensar esa pérdida”, señaló Baradel. Y agregó que la propuesta para este año “apenas y con mucha suerte le empata a la inflación, pero a partir de consolidar una pérdida de poder adquisitivo de casi el 16%, por eso la rechazamos”.

El gobierno, por su parte, emitió un comunicado donde describió la oferta: “La provincia propuso una recomposición salarial por el año 2018 asegurando un salario mínimo para todos los docentes de $20.150 para el mes de marzo para docente ingresante con turno de medio día y una propuesta para 2019 que contempla la inflación del Indec más 5 puntos porcentuales”.

Los gremios hablan de un salario inicial de 18.500 pesos. La diferencia está en que el gobierno ya le suma a esos 18.500 pesos la incidencia de la cláusula de actualización para los primeros tres meses del año.

Los maestros también reclamaron escuelas seguras. 

La negativa a firmar también se fundó en que la elevación del salario mínimo no beneficia a los docentes de carrera o que están cerca de su jubilación. En este sentido, Mirta Petrocini, presidenta de la FEB, dijo que esta condición “significa que va a ganar lo mismo el docente que recién se inicia que aquel maestro de grado que tiene doce años”, y detalló que lo mismo ocurre con “los preceptores que llevan veinte años”. Para las demás escalas, afirmó que “este mínimo garantizado” va a llevar a que un docente en el último tramo de su carrera tenga un incremento de 630 pesos. Es inaceptable”.

Baradel apuntó a la gobernadora María Eugenia Vidal por su política tarifaria y por la caída de los salarios. La cruzó por “autorizar un aumento del 38% por las tarifas” y tener “un tratamiento totalmente diferente con los trabajadores que es consolidar la pérdida de poder adquisitivo”.

Los sindicatos también exigieron inversión en infraestructura y una mesa técnica social para tratar mayores aumentos en los cupos de los comedores, que en marzo serán de 24 pesos por alumno.

Por último, en el plano nacional, sólo cinco provincias cerraron sus paritarias, que están en manos de cada gobernador luego de que el gobierno de Mauricio Macri haya derogado la paritaria nacional. “Esto también es responsabilidad del ministro Finocchiaro y del presidente Mauricio Macri, porque inclusive la provincia de Buenos Aires tendría ayuda adicional del gobierno nacional si hubiera paritaria nacional mejorando el incentivo docente o si solicitara el fondo de compensación salarial. “Hoy el Estado nacional ha generado una gran desigualdad en los salarios del país y ha corrido el sostenimiento de la escuela pública”, concluyó Baradel.