Por Ramiro García Morete

Si usted está tomando unas merecidas vacaciones (porque todos deberían tenerlas, ¿no?) en un hotel medianamente confortable y pide a la habitación una gaseosa, ¿cree que el proveedor no se lleva su ganancia? ¿Y que no le llega nada a la marca? Puede que también prenda el pequeño tele de catorce pulgadas, porque ha sido otro día tan bello como agotador… ¿cree que la empresa prestadora de cable no tiene su parte? Seguir enumerando sería tan molesto para el lector como lo es al veraneante, porque sí: en vacaciones, como en la vida, te cobran todo. Lo curioso es pretender que los intérpretes y músicos de eso que suena en la pantalla o dentro del espacio de los hoteles tanto como los espectáculos que allí se den no reciban lo que corresponde por ley. Esta semana, la AADI (Asociaciación Argentina de Intérpretes) reveló que en una reunión convocada por la Secretaría de Turismo –a través de su entidad recaudadora– el gobierno tiene proyectado un decreto que “limitará drásticamente o eliminará los derechos que pagan los hoteles por ofrecer televisores en las habitaciones”, y que este decreto “involucra sin retribución las actividades en los espacios comunes”. Considerándolo un “atropello a la cultura”, la Asociación lo sumó a “un nuevo embate que se suma a los proyectos de ley favorables a las corporaciones hoteleras”.

Fue precisamente el año pasado –aunque comenzó a tener circulación viral en estos días– que la senadora por el PRO María Laura Machado –quien trabajó para el grupo Ecipsa, vinculado al negocio hotelero– presentó el proyecto N° 503/18 que no sólo busca terminar con el pago por derechos de autor al trabajo difundido bajo señal de TV en hoteles y fiestas vip, sino que serviría como jurisprudencia legal para no pagar los derechos al artista en ningún evento, medio de difusión o festival. Pero lo que preocupa –aunque SADAIC y Argentores aún no se han expresado públicamente– es la posibilidad de un decreto. Cabe recordar que las cifras que cobran los músicos ya son de por sí ínfimas. Pero se ve que para el sector hotelero les parece demasiado.

Vernaza (Sindicato Argentino de Músicos): “Ninguna ley puede evadir un derecho que tiene un grupo de trabajadores. Nosotros consideramos que los derechos intelectuales son un salario más del músico”.

“El año pasado había, además del de esta senadora de Córdoba, otros proyectos. Ninguna ley puede evadir un derecho que tiene un grupo de trabajadores. Pero un posible decreto es más grave. Nosotros consideramos que los derechos intelectuales son un salario más del músico”, cuenta Ricardo Vernaza, secretario general del Sindicato Argentino de Músicos (SADEM). Y agregó: “Este gobierno desde que asumió tiene el interés en las sociedades de gestión (como son SADAIC, AADI y otras). No es algo raro, es un gobierno empresario. De hecho, en su momento desde la Secretaría de Propiedad Intelectual, Gustavo Schotz había planteado ventanilla única. O sea que el pago no sea a través de las sociedades de gestión sino del Estado. Y generalmente el Estado –y más un Estado patronal– no va a hacer el esfuerzo que corresponde”.

Por su parte, desde la Federación Empresaria Hotelera Gastronómica de la República Argentina (FEGRAH) señalan que Argentina es el país que paga los aranceles de propiedad intelectual más elevados de la región. En una nota publicada por el sitio Infonegocios, el titular Alejandro Moroni habla de modificar la ley que regula la propiedad intelectual “porque la ley original es una ley hecha en un gobierno socialista hace más de 80 años”.

Este miércoles a la tarde, en la Sede de AADI en Córdoba –donde surge este debate que repercute en trabajadores de la música de todo el país– habrá un acto en defensa de los intérpretes musicales.