Con argumentos graves y preocupantes, el juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla, resolvió hoy procesar con prisión preventiva a Marcelo D’Alessio por encontrarlo miembro “de una asociación ilícita en concurso real con el delito de extorsión”, del cual sería coautor, en perjuicio de Pedro Etchebest. El magistrado además catalogó como “promiscua” la relación entre el supuesto espía y el fiscal Carlos Stornelli, y advierte sobre un delicado entramado de inteligencia ilegal.

Hay que recordar que todo comenzó el 28 de enero, cuando el productor rural Etchebest se presentó en el juzgado de Ramos Padilla para denunciar por aprietes y pedido de coimas a D’Alessio, Stornelli y Claudio Bonadio, ya que todo se había dado en el marco de la causa de los cuadernos.

Ramos Padilla: “No es posible aceptar y tolerar los métodos que expone D´Alessio para conocer la denominada ruta del dinero K”.

El magistrado le impuso además a D’Alessio un embargo de 10 millones de pesos y dispuso poner en conocimiento al procurador general de la Nación, Eduardo Casal, para que adopte «las medidas oportunas». También le requirió al juez Julián Ercolini que le envíe la causa que se tramita en su juzgado, iniciada a raíz de una denuncia de Stornelli. Ercolini le había pedido que se inhiba de seguir investigando.

En su resolución, Ramos Padilla tuvo en cuenta las pruebas aportadas por Etchebest y todas las recopiladas en el marco de los allanamientos a las propiedades de D’Alessio. “En los pocos días que he tenido oportunidad de estudiar estas actuaciones he podido comprobar […] la actividad de agentes de inteligencia –orgánicos o inorgánicos– que están llevando adelante operaciones ilícitas vinculadas con la actividad del Poder Judicial de la Nación y del Ministerio Público Fiscal”, aseguró.

“La sanción de la ley del arrepentido o imputado/colaborador Nro. 27.304, y la percepción de que cualquier cosa es válida para avanzar en la investigación dentro de un proceso judicial por corrupción y de este modo responder a los reclamos de justicia, han ampliado el campo de acción de estos agentes”, considera.

En ese sentido, el funcionario judicial aclara: “No es posible aceptar y tolerar los métodos que expone D’Alessio para conocer la denominada ruta del dinero K”. “De acuerdo a la documentación secuestrada, D’Alessio llevaba a cabo operaciones de inteligencia y en particular ‘operaciones psicológicas’ sobre varios ciudadanos que luego eran extorsionados o coaccionados para decir o hacer algo contra su voluntad”, detalla.

Luego de ese desarrollo, y en uno de sus párrafos más duros, Ramos Padilla describe con “convencimiento” la relación que pudo configurar entre D´Alessio y Stornelli:

«La extorsión a Etchebest tiene este patrón, pero también se observan otros planes delictivos diversos que incluyen ‘hacer cámaras ocultas’, ‘plantar droga’, ‘ablandar’, etc., que sumados a las pruebas vinculadas a las investigaciones efectuadas y las conversaciones que se comprobó que mantuvo con el Fiscal Carlos Stornelli, me llevan al convencimiento de que, al menos desde la Fiscalía a su cargo se actuó en forma promiscua, generando relaciones estrechas y de mutua colaboración que no debieron permitirse y que, con anuencia del Sr. Fiscal, se llevaron adelante operaciones de inteligencia y de acción psicológica para el ‘éxito’ de sus investigaciones judiciales o para atender la imagen del propio magistrado.»

con anuencia del Señor Fiscal (stornelli), se llevaron adelante operaciones de inteligencia y de acción psicológica para el “éxito” de sus investigaciones JUDICIALES.

En tanto, Ramos Padilla entiende que “hay elementos de prueba que vinculan a otros funcionarios y magistrados de la Capital Federal y de la Provincia de Buenos Aires”, que podrían haber actuado en connivencia con estos “servicios”.

En ese marco, le dio intervención a la Comisión Provincial por la Memoria para que “lleve adelante un análisis de esos documentos y elabore un informe de todos los elementos que permitan dar cuenta de las operaciones de inteligencia con metodologías posiblemente ilícitas” como “ablandes”, “aprietes”, “puestas en emergencia”, “carpetazos”, entre otros.