Por Pablo Pellegrino

Casi como una cantada contraofensiva luego de que la Justicia de Dolores comenzara a peritar los teléfonos del abogado extorsionador y colaborador de Stornelli, Marcelo D’Alessio, Comodoro Py volvió a la carga con una nueva decisión que ocupó la agenda de los principales medios del país. La semana había comenzado con una nueva detención, la tercera de la era Macri, del exvicepresidente de la nación, Amado Boudou, y este viernes fue el turno del dirigente Luis D’Elia, por una causa que había prescrito, pero que se reactivó por pedido del fiscal Moldes y por la que se lo condenó a fines de 2017 a tres años y nueve meses de prisión.

La Sala III de la Cámara Federal de Casación Penal declaró improcedente el recurso de apelación que había planteado la defensa de D’Elía, y que se debe dar “inmediato cumplimiento” a la sentencia condenatoria.

D’elía: “Son trascendidos periodísticos, la justicia no ordenó mi detención”.

Es la misma sala que hace varios años ordenó la reapertura de la causa, conformada actualmente por Liliana Catucci, Eduardo Riggi y Carlos Mahiques. Este último no formaba parte de la integración original.

“Son trascendidos periodísticos, la Justicia no ordenó mi detención”, dijo D’Elía a Contexto, y consideró que “yo puedo quedar en libertad hasta que se expida la Corte, y el futuro de esa causa está feo”. “De ocho imputaciones que tenía, me bajaron siete en una causa que está prescrita a todas luces”, añadió.

Albor: “por ahora no hay orden de detención. la resolución de Casación no cambia nada respecto de la decisión de diciembre pasado”.

En ese sentido, su abogado, Adrián Albor, explicó a este medio que “por ahora no hay orden de detención. La resolución de Casación no cambia nada respecto de la decisión de diciembre pasado”. En esa fecha, el mismo tribunal de alzada había rechazado otro planteo de la defensa y esta había realizado un pedido para que se dicte la prisión domiciliaria por las afecciones cardíacas y la diabetes que sufre el dirigente.

“Luis espera la resolución del pedido de prisión domiciliaria en libertad”, remarcó el letrado, aunque consideró: “Así debería ser, pero es Comodoro Py y cualquier cosa puede pasar”.

En junio de 2004, Luis D’Elía junto con unas cuarenta personas tomaron la Comisaría 24 del barrio de La Boca luego del asesinato del militante y referente del comedor Los Pibes, Martín “Oso” Cisneros. En la toma del 26 de junio reclamaban la detención del narcotraficante Juan Carlos Duarte, que luego fue condenado por ese crimen, y además denunciaban la complicidad policial.

De las decenas de personas que participaron de la protesta, D’Elía fue el único apuntado por la Justicia.

Luego del diálogo que mantuvo con Contexto, él recordó en sus redes sociales: “Ambito Financiero publica que la ex Embajadora de EE.UU Vilma Martinez en el cable de Wikileaks número 1222 informa al Departamento de Estado en Washington que le pidió a Macri mi prisión por la protesta en la Comisaría 24 de La Boca”, y adjuntó el artículo del diario en el que sostenía: “Es un honor aparecer en los cables como un enemigo de los Estados Unidos”.