Tras el operativo de represión al “cuadernazo” de Madygraf que derivó en la detención de cinco personas, entre ellos los reporteros gráficos Juan Barrientos de la cooperativa Cítrica y Bernardino Ávila de Página/12, decenas de referentes del periodismo, la política y el gremialismo realizaron una conferencia de prensa y un “camarazo” para repudiar este ataque al derecho a la información por parte del gobierno de CABA. En La Plata, replicaron la protesta con la consigna “Fotografiar no es delito”.

La convocatoria contó con representantes de los distintos bloques parlamentarios, organizaciones sociales, sindicales y políticas que se unieron para brindar su apoyo y reconocimiento a los dos fotógrafos apresados.

“Tuvimos que hacer la conferencia de prensa en la vía pública porque no nos quisieron brindar una sala, una total arbitrariedad. Pero eso no impidió que se acerquen de múltiples sectores a acompañar la actividad de solidaridad”, dijo a Contexto el diputado nacional Horacio Pietragalla, uno de los principales convocantes. Por allí pasaron también referentes como Hugo Yasky, Leopoldo Moreau y Leonardo Grosso, entre otros.

Cabe destacar que Ávila registró la anterior represión a un feriazo de productores de verdura, cuya imagen de una anciana intentando recoger berenjenas del suelo mientras es observada por una fila de policías de la Ciudad recorrió el país de punta a punta.

“Molestó mucho lo que fue el verdurazo, donde estos fotógrafos produjeron la imagen que recorrió el mundo. La serie de imágenes en Madygraf mostraba cómo señalaban e iban directo a los fotógrafos. Lo que vemos es que para los amigos mediáticos el gobierno ofrece todo. En cambio, a quienes muestran la realidad de este lento genocidio económico sólo hay palos y represión”, agregó Pietragalla.

Pietragalla: “Lo que vemos es que para los amigos mediáticos el gobierno ofrece todo. En cambio, a quienes muestran la realidad de este lento genocidio económico sólo hay palos y represión”.

La obra de Bernardino Ávila en el fotoperiodismo ha quedado caracterizada por lograr registrar imágenes que han sabido ir directo al hueso de los conflictos políticos y sociales del país, siempre poniendo la lente del lado más vulnerable de los hechos.

“Pienso en José Luis Cabezas y en la multitud de fotógrafos heridos y golpeados estos años de democracia. Pero esta vez me pareció distinto. Más allá de que quizás fuera una fortuita coincidencia que los detenidos hayan sido Bernardino y Juan Pablo, los fotógrafos que generaron las fotos más emblemáticas del Verdurazo de la UTT en Constitución, me hizo pensar en una deliberada acción policial en represalia por las imágenes”, expresó en las redes sociales Pepe Mateos, fotógrafo y autor del emblemático registro de los asesinatos de Darío Santillán y Maximiliano Kosteki en 2002.

Pepe Mateos: “que los detenidos hayan sido los fotógrafos que generaron las fotos más emblemáticas del Verdurazo de la UTT en Constitución me hizo pensar en una deliberada acción policial en represalia por las imágenes”.

“Quizás sea paranoia, pero es mucha coincidencia. La Policía de la Ciudad, Gendarmería y cualquier fuerza que anda por ahí nos filma y fotografía descaradamente. A los fotógrafos, a los manifestantes, a todo el que se anime a salir a la calle. Varias veces les pregunté para qué lo hacen”, dijo Mateos. Y agregó: “No me puedo imaginar (o sí) a un grupo de agentes identificando a los que aparecen en los videos y catalogando, clasificándolos, ¿qué hacen con eso? El temor a que empecemos a ser identificados por las fuerzas y que estas vayan contra nosotros es fuerte”.

Las palabras de Mateos -quien realizó una protesta con otros colegas en la puerta de la comisaría donde estaban los dos fotógrafos detenidos- se volvieron virales de inmediato en la web.

Camarazo en La Plata

En la ciudad de La Plata también se llevó adelante un acto de solidaridad con los fotógrafos detenidos. Bajo la consigna “Fotografiar no es delito”, decenas de periodistas y reporteros gráficos de la ciudad se reunieron en el monumento a José Luis Cabezas de Plaza San Martín, donde realizaron la protesta junto a referentes gremiales del sector de prensa.