“Estoy llegando y me quiero agarrar la cabeza; está todo quemado”, se lamentó Gerónimo Martire, integrante del espacio cultural Boom Batuke que este miércoles sufrió la pérdida del espacio físico donde se encontraban los jóvenes del barrio que participan de la conocida batucada.

Con veinte años de trayectoria, la iniciativa de un grupo de jóvenes de los barrios cercanos al Cementerio había instalado y acondicionado un micro en el boulevard de 131 y 68 en el que montaron una biblioteca popular, brindaban apoyo escolar y organizaban ensayos y carnavales para el barrio.

Todavía no hay información que precise si el incendio fue intencional o qué lo pudo haber causado, aunque en un comunicado resaltaron que ya han sufrido otro tipo de “actos de destrucción hacia nuestro espacio”.

“A raíz de la inundación de 2013 se conformó un colectivo más grande que Boom Batuke y se armó El hormiguero cultural. En ese lugar instalamos este bondi que ahora está quemado”, contó Martire a Contexto.

“Cuando era más pibe, con quince o dieciséis años, tuve la oportunidad de juntarme a tocar ahí con otros chicos; era una herramienta para divertirnos y no estar haciendo otras cosas o pavadas, y los pibes aprendieron de eso”, añádió.

El lugar elegido, según Martire, era conocido como “La muerta” por los vecinos y era el lugar donde se juntaban a jugar a la pelota. El nombre se debía a que de un lado era cortado por la circunvalación y del otro había un descampado de casi cuatro manzanas.

“Nosotros decidimos que este lugar dejase de ser “la muerta” y se llamase Centro Popular Boom Batuke, un espacio con un micro bien pintado, con sillitas de madera y mesitas, con un espacio para hacer un fogón y recibir a los vecinos con un guisito y tocar música”, recordó.

“En la última gran inundación, después de la de 2013, nos tiraron un montón de cosas y basura ahí y el Municipio nos dijo que nos teníamos que ir, y después se hizo una obra en la zona para prevenir la inundación y vinieron con la policía a tratar de sacarnos del espacio”, señaló el jóven integrante de la batucada.

A pesar de la destrucción del lugar, desde el espacio están convencidos que saldrán adelante y podrán recuperarlo. “Esto nos mató, porque el 9 de marzo tenemos nuestro carnaval, que hacemos todos los años, pero no nos mató porque vamos a revivir y el carnaval gratuito y popular lo vamos a hacer igual”, resaltó Martire.

Y adelantó que el próximo sábado realizarán una convocatoria solidaria para apoyar el espacio: “Vamos a hacer una colecta para juntar 1.500 ladrillos que nos permitan construir un espacio potable para los pibes y las pibas”.