Los cartoneros, que vienen denunciando la persecución sistemática por parte de la Municipalidad de La Plata con la consecuente quita de sus caballos, se concentraron esta mañana en la bajada de la Autopista Buenos Aires – La Plata para exigirle al intendente Julio Garro el cese del hostigamiento y que genere puestos de trabajo genuinos para este sector.

Los primeros días de febrero, tras la quita de ochenta caballos y sus aperos, desde el Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE) y la Federación Argentina de Cartoneros y Recicladores (FACyR) realizaron una jornada de protesta en la sede de Control Urbano, donde consiguieron un encuentro con el Municipio. Sin embargo, el Ejecutivo local no brindó solución alguna, sino que por el contrario siguió avanzando con la persecución a los recicladores populares.

«Fuimos a la reunión que nos habían pactado, pero no hubo ninguna respuesta, ninguna alternativa. Siguen sacando caballos, siguen maltratando a los compañeros, así que por eso estamos hoy otra vez acá», explicó a Contexto Marisa Cantariño, referenta de la Federación y del MTE desde la bajada de la autopista. «Queremos que vengan y que hablen con nosotros. No podemos seguir así, estamos en estado de alerta», agregó.

Cantariño: «Siguen sacando caballos, siguen maltratando a los compañeros, así que por eso estamos hoy otra vez acá. Queremos que hablen con nosotros. No podemos seguir así, estamos en estado de alerta».

La situación se agravó tras un posteo en el Facebook de la Municipalidad de La Plata, donde se alienta a vecinos y vecinas a denunciar cuando «vean un caballo», llamando al 911 para dar intervención policial junto con un equipo de veterinarios. «Para nosotros es una provocación. Ponen a los vecinos en contra de nosotros cuando realmente no pasa así. Si tuviéramos el caballo maltratado, bueno, hablemos, pero no es así con los trabajadores de la Federación», agregó Cantariño.

«Los proteccionistas tendrían que estar ayudándonos para llamar la atención del intendente para que nos dé puestos de trabajo para poder sacar los carros”

Cabe recordar que los cartoneros tienen un convenio con el Municipio denominado «Sistema de Reciclado con Inclusión». Desde el Centro de Reciclado «El Orgullo de las y los Cartoneros», cincuenta trabajadores reciben las bolsas verdes que recolecta la empresa Esur, separando y clasificando los materiales para posteriormente venderlos, mientras que otro grupo con carros a mano recolecta puntos asignados. Si bien desde el MTE exigen la ampliación de este convenio, aún no fue renovado para 2019, por lo que alegan que la quita de caballos y aperos es también una forma de disciplinamiento.

«En vez de estar en contra de nosotros, los proteccionistas tienen que pedirle al intendente y a sus colaboradores que nos den los cupos de trabajo que nos prometieron y no nos quieren dar», sostuvo Cantariño, quien consideró que el Municipio «quiere una lucha de cartoneros con vecinos y vecinas, cuando hay un montón que nos apoyan y saben que el reciclado en nuestras manos es realmente efectivo».

En un contexto crítico, donde disminuye el consumo, al tiempo que cada vez son más las personas que recurren al cartoneo por la falta de empleo, desde las organizaciones consideran fundamental que se generen nuevos puestos y se amplíe este convenio municipal.

«Es importantísimo. Al no ser reconocidos por el Municipio, nos cuesta muchísimo poder trabajar. Los compañeros que están en el convenio están ganando 3.500 pesos, no es nada, pero esa nada nos ayuda a vivir y a llevar dignamente un plato de comida», sostuvo Cantariño.