La planificación de la miseria contra el pueblo argentino que lleva adelante el gobierno neoliberal de Mauricio Macri desde diciembre de 2015 sigue profundizándose contra los sectores populares y, especialmente, contra las trabajadoras y los trabajadores.

Desde Voces Libres del Pueblo repudiamos otra brutal represión por parte de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires, bajo las ordenes de Horacio Rodríguez Larreta, de la que fueron víctimas los trabajadores y trabajadoras de la cooperativa gráfica Madigraf que reclamaban ante la crisis que los asfixia a ellxs y a todo el sector, y en ese marco subrayamos, además, el selectivo ataque y detención a los colegas fotoperiodistas Bernardo Ávila, del diario Página/12, y Pablo Barrientes de la Revista Cítrica.

En este contexto de exclusión, hambre y represión, denunciamos el sistemático ataque a la libertad de prensa, como ya hemos señalado en otras oportunidades, pero que hoy toma aún mayor gravedad porque cada vez es más notorio que el macrismo y sus cómplices corporativos necesitan silenciar a quienes ejercen el periodismo de manera crítica. No podemos descartar que detrás del ataque al compañero Bernardino Ávila exista una expresa vendetta por parte de las fuerzas de Seguridad porteña, porque fue él uno de los pocos trabajadores de prensa que pudo registrar la salvaje represión en Constitución cuando desde las Unión de Trabajadores de la Tierra intentaron organizar un “feriazo” para vender a bajo costo sus verduras.

El pueblo argentino, rico en la tradición de resistencias contra regímenes autoritarios, no puede naturalizar cómo desde el gobierno nacional y porteño se busca instalar el miedo y el odio contra los más vulnerables.

Basta de represión al conjunto de las trabajadoras y los trabajadores.

Basta de ataques y persecución a quienes ejercen con dignidad y compromiso el trabajo de prensa.