El regreso de las altas temperaturas a La Plata llegó, como a principio de año, con las preocupantes fallas en el servicio de agua que cada vez afecta a más zonas de la ciudad. A la ya reconocida problemática de la zona de Villa Castells por agua contaminada y falta de obras, se suma la escasez en varios barrios de la periferia, donde la empresa ABSA hace oídos sordos a los permanentes reclamos de vecinos por mejoras en el sistema.

En Gonnet crece la preocupación por un afluente de agua turbia que desde hace más de diez días persiste en las redes hídricas de varios vecinos. Las fotos de grifos que expenden agua sucia ya recorrieron todos los medios y redes sociales de la ciudad y los vecinos siguen sin respuestas por parte de la empresa.

En Gonnet crece la preocupación por un afluente de agua turbia que desde hace más de diez días persiste en las redes hídricas de varios vecinos

En tanto, el calor se hizo sentir una vez más en el barrio Las Palmeras de la zona de Los Hornos, donde más de doscientas familias siguen subsistiendo por fuera de la red hídrica con instalaciones de suma precariedad. “Nosotros no tenemos red propia, cada vez que hacen estos calores hay baja presión de agua. Es un problema, porque nuestro suministro es de caños chiquitos, donde estamos conectadas cientos de familias y colapsa”, dijo a Contexto un vecino de 146 y 71.

Asimismo, en los últimos días se registraron demandas de frentistas de Tolosa, en la zona de 2 bis e/ 530 y 531, donde denunciaron tanto baja presión como falta del servicio. La situación se repitió en 48 e/ 124 y 125, del barrio El Dique, donde una falla en el servicio persiste desde hace veinticinco días y mantiene a las familias de la zona sin agua.

Estos problemas no tardaron en llegar hasta referentes políticos de la región. Tal es el caso de la diputada provincial de Unidad Ciudadana, Florencia Saintout, quien los denunció en las redes y exigió “un Gobierno que garantice el agua potable”.

La falta de agua o baja presión también fue denunciada en Camino General Belgrano y 509, y en la zona de 9 y 40.

Por otro lado, ya es conocida la delicada situación en el barrio de Villa Castells, donde la problemática de la falta de agua potable debido a la contaminación de las napas se combina con el abandono integral de toda la infraestructura del barrio por parte de la gestión de Julio Garro.

“Mientras tanto, ni la Gobernadora ni el Intendente parecen darse por enterados y no respondieron ninguno de los reclamos”

“El barrio Villa Castells es claro ejemplo, parece tierra abandonada, se pagan impuestos exorbitantes y los vecinos no ven volver nada de lo que pagan en obras que mejoren su calidad de vida”, explicaron los habitantes de la zona en un comunicado donde expresan los serios problemas de infraestructura que padecen.

“Falta de agua potable –algo que parece mentira en pleno siglo XXI–, falta de iluminación, inundaciones por falta de destape y mantenimiento de pluviales, calles intransitables; es por lo que deben pasar los vecinos día a día”, expresaron. “Mientras tanto, ni la gobernadora ni el intendente parecen darse por enterados y no respondieron ninguno de los reclamos que los grupos de vecinos han juntando más de 1000 firmas y les han presentado”, concluyeron