La Asociación Madres de Plaza de Mayo denunció el secuestro de documentación y materiales de su archivo histórico en el marco de la causa por la quiebra de la Fundación Madres de Plaza de Mayo. El expediente que comenzó por un conflicto laboral hace dos años está en manos del juez Javier Perillo, quien ordenó el operativo. Madres aseguró que se trata de “otro paso más en la persecución judicial” a ese organismo de derechos humanos.

“El gobierno siguió, frenó y secuestró una de las camionetas que utilizan las Madres para movilizarse. Se apropiaron parte del archivo histórico”, denunció en sus redes sociales este mediodía la Asociación Madres de Plaza de Mayo.

El operativo fue realizado por policías de la Comisaría Vecinal 12-B de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, quienes interceptaron una camioneta Renault Kangoo con el logo de la Asociación en Avenida General Paz y Constituyentes, luego de seguirla durante algunos kilómetros.

El archivo secuestrado en ese operativo estaba en cajas y cajones plásticos, y fue trasladado junto al utilitario a la seccional (ex 39) ubicada en calle Olazabal al 5400. Hasta allí llevaron su solidaridad con las Madres distintos referentes y militantes de derechos humanos, políticos y sociales.

La presidenta de Madres, Hebe de Bonafini, convocó a la militancia a concentrarse frente al galpón donde estaban la camioneta y los papeles, en la estación Villa Pueyrredón. “Les pido que nos ayuden, a los que puedan ir a cuidar para que nadie nos robe la camioneta y los papeles, a las calles Condarco y Franco, que es un depósito de la Policía. Ahí vamos a ir también las Madres a cuidar que nadie se lleve la camioneta y los papeles”, convocó.

https://twitter.com/PrensaMadres/status/1097600939354193922

En sus redes, Madres denunció el “atropello” y responsabilizó al titular del Juzgado Comercial N° 13, Javier Perillo. “Conociendo que existía documentación ajena a la quiebra y sin valor económico ni comercial, decidió avanzar con el secuestro de parte del archivo histórico.”

Perillo decretó la quiebra de la Fundación Madres de Plaza de Mayo por “insuficiencia de fondos” en junio de 2017, en el marco de un juicio laboral iniciado por un exempleado que reclama una indemnización de 120 mil pesos.

Según publicó entonces La Izquierda Diario, el juez asumió su cargo en el juzgado en 2011, pero antes, en 2004, había sido denunciado por «arbitrariedad» y «parcialidad» por su accionar como secretario de la jueza Julia Villanueva en un concurso de acreedores que había beneficiado a Multicanal S.A., propiedad del Grupo Clarín.

La Renault Kangoo que secuestraron es uno de los vehículos que utilizan las Madres para trasladarse y tenía orden de secuestro del juzgado.

Con esa decisión, Perillo inscribió otro capítulo en la cadena de hostigamientos sobre Madres de Plaza de Mayo que comenzó con la asunción de Mauricio Macri y que incluyó un intento de detención de Hebe de Bonafini.