En la primera reunión paritaria del año, el Frente de Unidad Docente Bonaerense (FUDB) no aceptó la propuesta de los funcionarios de la gobernadora María Eugenia Vidal porque no reconoce la pérdida salarial de quince puntos de 2018. La discusión pasó a un cuarto intermedio y se volverán a ver en los próximos días. No hubo confirmación sobre el inicio de clases.

El gobierno ofreció para 2019 una cláusula gatillo que equipara salarios a la inflación que marca el INDEC, en base al sueldo de diciembre pasado. Esa actualización automática sería mensual los primeros tres meses y luego trimestral hasta diciembre.

“Hicieron la mitad de la propuesta, ahora falta la otra”, dijo el titular de Suteba, Roberto Baradel, al salir de la reunión. El gremialista se mostró conforme con la propuesta y cuestionó que el gobierno no la haya hecho antes. “Si la propuesta del año pasado era la que hicieron ahora, no tendría que haber habido conflicto. Era lo que veníamos reclamando”, apuntó.

Petroccini: “Falta una pata, que es recuperar el poder adquisitivo frente a la inflación, los tarifazos y la canasta básica total, porque estamos con un salario inicial de 16.500 pesos”.

“Falta una pata, que es el recupero muy fuerte de poder adquisitivo frente a la inflación, los tarifazos y la canasta básica total, porque estamos con un salario inicial de 16.500 pesos. El 6 de marzo queremos empezar las clases”, señaló por su parte Mirta Petroccini, titular de la FEB.

A lo largo de 2018, Vidal había ofrecido aumentos de manera unilateral que no fueron firmados por los sindicatos, frente a una inflación anual del 47,6% potenciada por la devaluación que llevó el dólar a 38 pesos.

Los sindicatos piden que se trate de manera “conjunta” la negociación de este año con la pérdida del año pasado. Ratificaron que el gobierno se demoró en llamar a paritarias luego de que hayan presentado notas en los ministerios de Trabajo y Educación para que la gestión adelante la convocatoria a fin de no correr a contrarreloj de cara al comienzo de clases.

De la reunión participaron los secretarios generales de los gremios Suteba, FEB, Udocba, Amet y Sadop. Por el lado del gobierno estuvieron el ministro de Economía, Hernán Lacunza, el director general de Escuelas, Gabriel Sánchez Zinny, y el viceministro de Trabajo, Horacio Barreiro, entre otros.

La reunión comenzó cerca de las 19 hs y fue interrumpida luego de que dirigentes gremiales de Udocba comenzaran a transmitir en vivo el encuentro a través de Facebook, lo cual fue rechazado por los funcionarios. El clima se caldeó cuando el secretario gremial de Udocba, Miguel Díaz, le gritó cara a cara a Sánchez Zinny antes que inicie la negociación. Lo acusó de “cargar” con las muertes de los trabajadores de la escuela de Moreno que estalló, Sandra Calamano y Rubén Rodríguez. Ante esto, los funcionarios se retiraron y la continuación se demoró por hora y media.

“Ellos dicen que soy violento porque le dije al director general de Escuelas que es responsable de dos muertes y no hizo nada, ni siquiera para que 100 mil pibes de Moreno tuvieran clases durante 2018”, expresó Díaz.

Díaz: “Ellos dicen que soy violento porque le dije al director general de Escuelas que es responsable de dos muertes».

Además del aspecto salarial, el FUDB pidió el llamado a mesas técnicas de infraestructura y de política social, por mejoras en los edificios escolares y ayuda social a través de kits escolares frente a la fuerte suba de la canasta escolar, del 70%. “Pedimos que (el ministro de Trabajo) Villegas certifique con una constancia las condiciones de habitabilidad sin riesgo para toda la comunidad educativa”, cerró Petroccini.